Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Pasión de maletines', la telenovela de moda

Ivonne y Sergiotelecinco.es
Voy a hablar del culebrón de moda, o de cuando la telerrealidad pierde su bendito nombre. No podía haber salido mejor. Sergio pronosticó que en 15 días besaría a Ivonne y se ha adelantado un poco. Ya dije que lo haría, lo que no pensé es en la posibilidad de que fuera a coincidir con el Día de San Valentín. Habría previsto el adelanto porque están los dos nominados. No estaba entre los planes del concejal que nominasen a todos disciplinariamente. Algunos están deseando la expulsión de Alejandro. Supongo que quieren quedarse con este panorama de carpetas programadas que convierten la telerrealidad en pura ficción.
Lo de Marco es todavía peor, porque no está haciendo otra cosa que repetir la jugada ya ensayada en otro reality. Si te gustan estas pantomimas, adelante, vota para que se vaya Alejandro. Siempre nos quedará Emma durmiendo y Aless viviendo las historias de los otros. Pero no contéis conmigo porque yo estoy con Alejandro. Porque es el único capaz de ver lo que sucede a su alrededor y decirlo sin tapujos. Porque es una isla de sinceridad rodeada de un mar de hipocresía. Porque tiene criterio y espíritu crítico. Suscribo sus palabras sobre la relación entre Sergio e Ivonne, pronunciadas antes de que llegase el beso anunciado. Es una carpeta falsa, lamentable y pensada de antemano.
¿Nadie más lo ve? Lo dudo mucho. Apuesto cinco contra uno que pasados los días algún otro concursante saldrá hablando de la carpeta forzada entre Sergio e Ivonne. Pero de momento no se atreve nadie a decirlo. Nadie salvo Alejandro. La realidad desmiente con frecuencia elucubraciones demasiado arriesgadas. No es cierto que Alejandro se esté negando a convivir. Reclama su soledad algunos ratos, pero el resto del tiempo hace vida común con el resto. ¡Qué malas son las exageraciones! No hace falta inventar una falsa realidad porque no sea un concursante santo de tu devoción. Ayer Alejandro tuvo ratos de cantar paseando él solo por su dormitorio, igual que estuvo con todos haciendo la prueba y compartiendo ratos en la fiesta italiana de la noche. O sea, no se niega a convivir, ¡por el amor de Dios!
Es cierto que vi más voluntad de hacer el esfuerzo de integrarse. Pidió permiso para hacerse unos huevos fritos y ofreció a sus compañeros. El gesto supuso un punto de inflexión para Elettra. Después decía la italiana que pelillos a la mar, y lo justificaba con el gesto de Alejandro y porque vio un corazón en sus huevos. En el plato de los huevos fritos, quiero decir. ¡Manda huevos! Irma apreció que Alejandro reía ante algún comentario de Elettra. Todos están muy contentos y decididos a contemporizar con el que hasta ayer era el enemigo, poco menos que un monstruo al que no querían ni ver y que les hacía sentir muy incómodos. ¿Qué es lo que ha pasado? No quiero ser desconfiado, pero el lunes por la noche vieron los porcentajes. Y no había uno muy destacado sobre el resto, que hubieran atribuido a Alejandro sin dudarlo. Había casi un empate entre tres. Entendido el mensaje, ha cambiado la decoración. Toca acercamiento y eso… pelillos a la mar.
Sergio
Tiene gracia que se haya acusado a Alejandro de no integrarse y estar aislándose del resto. Para desmontar esa falacia basta con imaginar lo que hubiera pasado si se integra al resto justo después de haber sido expulsada Aída. ¿No es cierto que le hubiéramos criticado por ello? En la casa hubieran dicho que se acercaba a ellos por haberse quedado solo. Falso y convenido es lo más suave que habríamos escuchado dedicado a Alejandro. La audiencia tampoco lo hubiera entendido. No se recibe bien un cambio tan brusco, del enfrentamiento a una relación normal de cordialidad sin apenas transición. No sería creíble ni deseable. El proceso vivido por Alejandro es el lógico y normal. Ha necesitado unos días para resolver su lucha interna, entender lo sucedido y, tal vez, purgar sus propias culpas. Es de sentido común.
Tampoco se lo pusieron fácil. Me río cada vez que leo eso de que nadie le ha marginado. ¿De verdad alguien puede creer esto? Solo recordaré dos hechos puntuales. Tras la salida de Aída escuché a Aless decir que no quería nada con Alejandro, ni siquiera pensaba dirigirle la palabra. Antes de eso, Elettra había prometido que si Alejandro se quedaba solo le iba a hacer pasar la peor semana de su vida. ¿Qué querían después de esto? ¿Tendría que haberles lamido la punta de los zapatos? ¿No es más normal que guardase cierta distancia, al menos durante los primeros días? Que los árboles no nos impidan ver el bosque.
Tiene un pase que se exageren las salidas de tono de Alejandro, sus improperios en momentos de máxima tensión, cuando estaba soportando un auténtico acoso de un grupo numeroso. Vale que no se entiendan ni se sepan interpretar sus aceradas ironías. Puedo aceptar incluso que se sea más estricto con él que con las auténticas barbaridades dichas por Aless, Elettra e incluso Irma. Cada uno pone el énfasis donde quiere. Pero acusar a Alejandro de negarse a convivir es retorcer la realidad de manera descarada. En cuanto a los análisis cáusticos de Alejandro sobre sus compañeros de encierro, él mismo se lo explicó bastante bien a Daniela la otra mañana. “Es importante que sepas que cuando digo algo que parece muy extremo lleva un poco de salsa picante, mostaza y sal. Ya me entiendes”. Pues no, algunos no lo han entendido.
Sergio preparó anoche el terreno para su anunciado beso. Lo del beso mientras dormían, que había contado la madrugada anterior, ahora resulta que no había sido más que un sueño. “¿Te gustaría que te besara?”, preguntaba Ivonne al hilo de esa historia onírica que Sergio contó. Este respondía: “A veces los sueños se hacen realidad”. Me va a subir el azúcar. De momento las transaminasas las tengo por los suelos y la ferritina a tope. Gran Hermano altera mis analíticas. El camino estaba marcado y nadie en su sano juicio podía ignorar ayer que el beso era inminente.
Ivonne
Esto del beso me hace recordar aquel Bigote Arrocet, ahora llamado Edmundo, del Un, dos, tres… responda otra vez, cuando le decía a Mayra Gómez Kemp: “El beso, el beso, el beso…”. Desde entonces no se había anunciado tanto un beso. El plan ideado por Sergio necesitaba la complicidad del ‘súper’ y de Aless. No entiendo por qué Aless tiene que estar en medio de todo. Tampoco comprendo por qué desea tanto que Sergio e Ivonne se líen o que Marco tenga noticias de su novia. ¿A él qué diablos le importa? Sergio tenía un plan y debo sobreponerme a la vergüenza ajena para contarlo. Quería apartarse con la excusa de ir a acostarse porque estaba cansado. Entonces se pondría un traje con pajarita y el ‘súper’ pincharía una canción romántica. Tuvo que preguntarle a Aless por la canción. Solo faltaba que Aless llevase a Ivonne hasta el dormitorio. ¡Madre del amor hermoso!
Lo malo no es que planease esto que he contado como si fuera un adolescente con las hormonas en ebullición y déficit de neuronas. Mucho peor me pareció que ejecutase el plan. No vimos el momento clave, pero he de decir que por una vez casi lo preferí. Luego bailaban, de nuevo en el salón, y se besaron. Supongo que no era el primer beso, pero casi. La espera había terminado. Ivonne es muy mala actriz. Ser cuñada de Carlos Mata no la ha ayudado mucho, o tal vez sea precisamente por eso. Aunque queda claro que le gusta el culebrón venezolano. “Pasión de maletines” es la telenovela de moda. Y se está grabando en Guadalix.
Imposible que Ivonne convenza en ese papel de adolescente emocionada. Por su parte, el concejal parece listo, pero no sé qué decir. Creo que no demuestra nada bueno cuando anoche Marco alababa su paciencia y afirmaba: “He esperado cinco semanas”. O se trata de un lapsus o el concejal díscolo estaba reconociendo que entró prácticamente con el objetivo de ligarse a la MILF más atractiva del grupo. Si al final va a tener razón Alejandro cuando dice que lo traían hablado de fuera. Confieso que visto lo visto me creo cualquier cosa.
Los odios africanos de Elettra no tardarán en dirigirse a la nueva parejita. Su arrebato contra Daniela parece que ya remitió. Ahora la ha cogido contra Ivonne, y no solo por lo del vaso en su probeta. Cuando días atrás coincidía con Aly en sus reparos hacia Daniela también estaban de acuerdo las dos en que no les gusta Sergio. Podemos entender entonces que Sergio e Ivonne van a ser las próximas víctimas de Elettra. Si tanto ella como Alejandro siguen en la casa este jueves y pueden nominar, creo que la italiana volverá a dar votos al compositor, y sus otras dos opciones pueden ser nuestros Romeo y Julieta del momento. Puede que Daniela vaya también por ahí. Y las próximas víctimas del grupo de los jóvenes serán Emma e Irma. La desaparición del enemigo común puede hacer esto tremendamente previsible y aburrido.
Daniela
Moleskine del gato
El lunes pilló en la despedida del Última hora presentado por Lara Álvarez el momento en que Alejandro vertía sus tres vasos en las probetas de sus elegidos, por lo que no pudimos ver ni escuchar bien lo dicho. Gracias a la tira diaria de Divinity lo vimos ayer y me parece interesante reflejarlo. Alejandro dijo lo siguiente: “Irma, porque en este concurso practica la hipocresía. Marco, porque en este concurso practica la mentira. Elettra, porque en este concurso practica la maldad”. Marco se envalentonó entonces y mientras vertía su primer vaso en la probeta de Alejandro dijo: “A Alejandro, porque en este concurso no practica nada”. Hombre nada, nada. Al menos es valiente, lo cual no se puede decir del resto.
En las dos últimas ediciones de GH VIP hemos vivido grandes momentos por San Valentín. Inolvidable esa ambulancia de Belén Esteban, o el mensaje de su novia para Carlos Lozano. Siempre habían sido mensajes por escrito, audio o vídeo, pero nunca comunicaciones en directo. Este jueves todos podrán contestar una llamada telefónica. Tiemblo pensando en la información del exterior que puede filtrarse con esto. En todo caso, sean bienvenidas las llamadas si la conversación de Marco con su novia sirve para evitar que se repita la historia de otro reality y así Aylén no entra en la casa. Esto es algo que siempre acaba malogrando el concurso del que está dentro y establece alianzas que van contra el normal desarrollo del concurso.
Por cierto, Aly le escribió una nota a Marco. Este hubo de leerla en el ‘confe’. He visto al ‘súper’ defendiendo en una entrevista que no se sancione a los concursantes para no interferir en la forma como se desenvuelven los concursantes. Estoy completamente de acuerdo. Además, reconozco la dificultad que tiene tomar cualquier tipo de medida y creo que el programa hace siempre lo que debe. Ahora bien, cuando pedimos sanciones solo intentamos proteger el formato que amamos. La nota de Aly nunca debió llegar a Marco, por mucho que le venga bien a una trama de cierto interés. ¿Y si la nota hubiera sido de otro tipo? Las normas están para ser cumplidas. Si los concursantes no pueden escribirse mensajes entre ellos ha de hacerse lo posible por evitarlo. Salvo en la utopía anarquista las sociedades han resuelto la lucha por hacer que se cumplan las normas ideando distintos sistemas de sanciones. No hay otra.
Dejo cartelera, con Irma Soriano en ‘Villaviciosa de al lado’. Por Montse Juanilla
El topo de Mediaset ha venido a visitar la guarida del gato y hemos mantenido una animada charla. La primera parte se puede ver en el blog Que no salga de aquí y en mtmad.
Cartelera: Villaviciosa de arriba