Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salió perdiendo Paula

Lucía, nueva concursante de Gran Hermano 15telecinco.es
Aunque era previsible la entrada de la exnovia de Omar, lo cierto es que gracias a este giro dramático tuvimos anoche una gala épica. No solo por lo interesante de ver a Lucía encontrándose con Paula u Omar dentro de la casa, sino porque todo se fue sucediendo con un ritmo perfecto y aportando gran emoción a la noche. Grandioso espectáculo que probablemente recordemos como una de las mejores galas de la historia del programa. La selección de vídeos y su montaje eran un fiel reflejo de lo que estamos viendo en la casa en directo, lo cual es fantástico.

En la historia de Lucía hay algunas sombras, probablemente fruto de pequeñas mentiras. Por ejemplo, ha ido vendiendo que hizo un casting como el resto de concursantes, pero al mismo tiempo dice que ha sido todo muy rápido y hace un par de días aún no sabía que entraría. Además, en el vídeo de casting que vimos anoche llevaba el mismo peinado e idénticos pendientes, lo cual me hace pensar que pueda haber sido realizado ayer mismo.

También parece innecesario verla defender la idea de que está allí por ella y no por ser la exnovia de Omar. Empezando porque en ese mismo vídeo del casting no habla de otra cosa que no sea Omar. Y es que a Lucía han ido a buscarla una vez el propio concursante ha hablado de ella, lo cual hizo ya el primer día. No sé si hacerme el inocente pensando que este concursante es tan torpe como para hablar de su exnovia habiendo suficientes precedentes de tramas semejantes provocadas por el programa. También podemos confiar en que Omar descartase por completo que Lucía pudiera acceder a entrar por haberse negado incluso a aparecer en su vídeo de presentación o dado el delicado estado de salud de su padre.

Lo que es imposible de creer es esa facilidad de aceptar la nueva situación amorosa de Omar por parte de alguien que el día de la primera gala de esta edición no había asumido la ruptura entre ambos. No digo que estuvieran juntos y nos hayan engañado, pero dos semanas antes, justo coincidiendo con la entrada de Omar en la casa, Lucía publicaba un tuit con el siguiente texto: “Gordooo a muerte contigo, confío en ti y, sobre todo, en nosotros. Nadie dijo que fuera fácil”. He arreglado la sintaxis discretamente, aunque ya aviso de que la última frase iba entre dos bonitos corazones.

Ese tuit nos indica que Lucía sabía que Omar iba a entrar en la casa. Y no solamente eso, sino que le está apoyando desde el minuto uno, haciendo ver que siguen juntos. Me extraña que ninguna persona de su entorno le contestase con extrañeza. Tampoco del entorno de Omar o Vitín. Los tres son de Carabanchel (aunque Lucía viva ahora en Alcorcón) y Omar no para de hablar de sus muchos colegas. ¿No parece raro que nadie quisiera sacar a Lucía de su error aclarándole que Omar ya no era su novio? Después de que Omar hablase de ella en la casa, contando que lo habían dejado el domingo anterior, sí se lo señalaron algunos seguidores del programa, y ella aclara que sigue siendo “la piba” de Omar y siempre lo será.
Vale, aceptemos que Lucía tuvo gran dificultad en aceptar su separación de Omar. Ya contaba anoche a Mercedes Milá que habían tenido otras rupturas parecidas anteriores y coincide con lo que ha contado el propio Omar sobre las múltiples veces que ella había decidido dejarle. Lo que no termino de entender, y por eso me inclino a pensar que es puro postureo, es la forma tan tranquila y amable con que ella acepta la nueva unión de Omar, hasta el punto de llegar a decirle que se alegra mucho y le desea que sea feliz con Paula. Creo que Lucía no pensó anoche en la audiencia cuando afirmaba que entraba en la casa sin intención de ponerle las cosas difíciles a Omar, y tampoco a Paula.

Si algo nos hace a los espectadores aceptar la incorporación de Lucía es verla montando un buen pollo a Omar, e incluso nos hacen los ojos chiribitas soñando con verla luchar por recuperar su amor. Si no está dispuesta a darnos nada de esto su presencia en la casa de Guadalix está de más. La parte negativa de su entrada anoche es que en torno a un concursante como Omar se ha formado un grupo numeroso de personas relacionadas directamente con él. Su amigo Vitín (por el que supuestamente está en el programa), su hermano de padre (de cuya existencia sabía sin que se hubieran conocido), y ahora su última churri, Lucía. Esto parece el ‘Gran Omar’.
Lucía y Paula
El primer encuentro de Lucía dentro de la casa fue con Paula, que tras un amable recibimiento levantaba el hacha de guerra pronto metiéndose con la mirada de la nueva habitante de la casa. Ya sabemos que Paula tiene problemas con las miradas ajenas, especialmente si son femeninas. Ella reconoce ser extremadamente celosa, lo cual hará que viva esta situación con gran dificultad. Vimos que Lucía es tan sobrada como Omar cuando Paula le decía: “Cuando te vea va a flipar" (por Omar) y contestaba: "Pues como todos". Sospecho que se refería a todos los chicos cuando la conocen, pero aun cuando se refiriera a los concursantes parece una respuesta sobradita.

El giro dramático que daba la historia de Gran Hermano 15 anoche abre posibilidades sin fin. Pongamos que la propia Lucía se enrolla con Hugo, y entonces siempre podremos acudir a la entrada de la novia del gallego. Esta podría tener mayor suerte que Yoli a la hora de liarse con Jonathan y entonces podría entrar la “personita importante”, extraña manera que tiene el primo de mencionar a la chica con la que comenzó una relación un mes antes de entrar en la casa. Lo de “personita importante” solo es aceptable si se habla de una sobrina. En cualquier otro caso es una ridiculez intolerable.

La cadena podría no tener fin, a lo cual ayuda el engaño de algunos concursantes al propio programa. Resulta casi imposible creer que sea cierto lo de “personita importante que conocí hace un mes”. Me inclino a pensar que Jonathan ocultó al programa que tenía novia pensando que eso podría reducir sus oportunidades de ser elegido en el casting. Diciendo que lleva tan solo un mes (especialmente intensas las últimas tres semanas, según sus palabras) se justifica no haberlo contado al equipo del programa.

Intentaré no hacer de pitoniso, que para eso está el gran Sandro Rey y la concursante que torpemente le imita. Loli le dijo a Omar que veía a su exnovia lejos, y ya rehaciendo su vida. Muy lejos, sí. Tanto que anoche dormía en el dormitorio del hielo, a pocos metros de él. Loli no da una, aunque anoche tuvo la ocurrencia de decirle a Lucía nada más verla que le sonaba su cara, algo que le sirvió después para decir que la había visto en la vela mientras iba fallando sus previsiones una a una. Decía que no tengo interés en adivinar el futuro, pero sospecho que quien peor parada saldrá de todo esto es Paula.
Lucía y Omar
Después de un recibimiento poco amable por parte de Omar, donde llegó a decirle algo tan duro como que “ella (por Paula) me ha dado en unos días todo lo que tú no me has dado en tu vida”, le vi acercarse a Lucía con dosis (tal vez excesivas) de cariño. Casi fue más desconsiderado con su amigo Vitín, especialmente cuando este le recriminó con acierto que estuviera poniendo los pies en la encimera de la cocina. En realidad, la primera sonrisa de Omar cuando descubrió dentro de la casa a Lucía le delató. No me extrañaría que en cuatro días estuviera más con ella que con Paula.

No hace falta más que ver las miradas de Omar anoche en el jardín, cuando Lucía se arrancaba a cantar (en una interpretación querellable que casi todos celebraban). “Lo que te gusta a ti Alejandro Sanz”, decía Omar con una abierta sonrisa, mientras Paula se iba haciendo cada vez más pequeñita. “La he visto y no he sentido nada”, afirmaba Omar, pero creo que lo decía con la boca pequeña.

Digo que Paula puede ser la más perjudicada de esta situación, aunque siendo inteligente podría aprovecharla a su favor. El papel de víctima siempre vende muy bien. De momento la veo en un tris de transformar su perfil ‘flower power’ en otro que iguale en macarra al más macarra de Carabanchel. Lo mejor de todo es que durante casi toda la gala perdió su voz de Teletubbie, aunque fue terminar esta y volver a las andadas. A veces dudo de si en Honolulu (el cuarto donde fuman) no hay aparte del tabaco una botella de helio.

Las lágrimas de Paula una vez terminada la gala pueden engañarnos y hacer que creamos en su amor por Omar. De los dos, es él quien más me hace dudar, aunque el interés de ella por cómo montarían el vídeo del minipolvo en la ducha la pone a un nivel parecido. Por eso pienso que podía llorar por haber perdido el control de la situación tanto como por tener que compartir protagonismo en los vídeos con la nueva concursante. También puede estar preocupada por si Lucía tiene alguna información sobre ella que haya podido aparecer en el exterior.

A quienes siguen creyendo a Omar solo les invito a pensar que en los diez segundos que duró el minipolvo tuvo tiempo de meterla, descargar y fijarse en el giro de la cámara. “He visto como giraba la cámara hacia nosotros”, decía después. Eso sí que es capacidad para hacer varias cosas a la vez, aquello que decía Paco para intentar ligar. Sospecho que la cámara no había terminado de girar cuando él ya se estaba subiendo los gallumbos. Paula anoche no tardó ni tres horas desde la entrada de Lucía en recordarle a Omar que tendrán que pedir “eso”, o sea, la hora sin cámaras. Aunque en su caso parece una contradicción, porque a ellos lo que les va son precisamente las cámaras.

Esta madrugada Omar sufría porque la casa ya se hubiera dividido en dos grandes grupos: los que apoyan a Lucía y los que no. Algo exagerado me parece, aunque algo de base tiene su preocupación. Vimos reacciones bien distintas, desde lo entregados que estaban Luis y Alfredo, a los que Lucía embaucó enseguida, hasta una especie de bullying planeado por las Omaítas, quienes llegaron a decir que no iban a cocinar para ella.

Luis decía sobre Lucía anoche: “Tiene clase, tiene encanto. Y sabe bailar, y canta bien”. En el otro extremo, Loli afirmaba: “Que se coma veinte mierdas”. También Fran se posicionaba claramente en contra de la nueva concursante. Quienes más parecieron celebrar la entrada de Lucía fueron Yoli y Alejandra. Se las vio encantadas, no solo porque les gusta un cotilleo más que a un tonto un lápiz sino porque la están viendo como la némesis de Paula. Desde anoche, lo mejor de las primas es que no son familia ni tienen relación alguna con el ‘Omar show’.

Xamy y Hugo también estuvieron tiempo con Lucía. Los primos están ahí porque tiene que haber de todo. Pero adivine el lector quién no dijo ni esta boca es mía. Así es, se trata de Azahara. Ella está empezando a anclarse en la cama con esmero. En eso me recuerda a Loli, de GH 10. Por ella puede pasar un ciclón por la casa que permanecería impasible, a medio camino entre la cama y la cocina.

Moleskine del gato
Nominados semana 2
Xamy, Mayka y Alejandra son las tres nominadas de esta semana. Xamy no tuvo esta vez opción de echar la culpa a su compañero por lo cual ha pasado del “me ha arrastrado Paco” a echar la culpa a Mayka de su nominación. “Justos por pecadores”, dijo al entrar en la sala de expulsiones, encontrándose con la susodicha. Creo que la cosa estará entre estas dos concursantes, aunque veo más animadversión hacia Xamy. No obstante, y a pesar de la lata que nos da con el tambor todo el santo día, creo que la salida de Mayka sería mejor para la casa. Me cuesta decir esto porque en el enfrentamiento entre ellas dos estoy al cien por cien de acuerdo con la de Córdoba.

Mayka decidió exponerse a la expulsión porque cree que las han nominado por su culpa. En cuanto a la decisión de las primas, tocaba que esta vez saliera a la palestra Alejandra. Puede estar tranquila, porque no veo a la audiencia de Gran Hermano tan descerebrada como para expulsar a la prima.
Nominaciones semana 2
La mayoría de las nominaciones fueron recíprocas. Paula contra las primas y las primas contra Paula. Las primas contra los taurinos y los taurinos con las primas. Xamy contra las hermanas y las hermanas contra Xamy. Las hermanas contra el grupo de Rubia y el grupo de Rubia contra las hermanas. He de decir que no me sorprendió la nominación de Xamy a Paula, aunque creo que a la propia interesada sí que le sorprendería.

Así quedaron las nominaciones:

Paula: Alejandra/Yoli (2), Jonathan/Juanma (1)
Alfredo/Vitín/Omar: Alejandra/Yoli (2), Loli/Mayka (1)
Alejandra/Yoli: Paula (2), Fran/Luis (1)
Jonathan/Juanma: Xamy (2), Fran/Luis (1)
Xamy: Loli/Mayka (2), Paula (1)
Loli/Mayka: Xamy (2), Hugo/Rubia/Azahara (1)
Hugo/Rubia/Azahara: Loli/Mayka (2), Xamy (1)
Fran/Luis: Loli/Mayka (2), Alejandra/Yoli (1)

Y dejo cartel del ‘Pagafantas’ Vitín. No hace falta explicar por qué.
Pagafantas
[Por Montse Juanilla]