Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tendencias para una nueva era

Hablamos estos días de la nueva era que comienza para Gran Hermano con su décimo primera edición. Ya dije que me parece más un símbolo. También un cebo, un mensaje publicitario en buena medida. En todo caso, tirando de ese hilo podemos analizar en que medida ha cambiado el programa, cuales son las tendencias que se están consolidando en el momento actual por los Big Brother del mundo, tanto en cuando a tramas como a perfiles de los concursantes. A eso iré en seguida, pero antes un repaso por las novedades que hemos conocido los últimos días.
Ya sabemos que el gran día será el domingo 6. Como dice Admiradorita: el 6 del 9, combinación súper erótica. Mis apuestas siguen siendo igual de baldías que siempre, como se puede ver. Eso sí, acerté en lo del domingo, lo cual tampoco era difícil. No es cierto, como he leído por ahí, que se rompa costumbre alguna estrenando el programa tan pronto. Si tenemos en cuenta que las tres primeras ediciones fueron de primavera-verano (por así decirlo), de las otras siete hubo tres con fechas similares a esta (5, 7 y 9 de septiembre). Dado que una se fue hasta finales de octubre, ya hacen mayoría los comienzos a primeros de este mes. Cuatro a primeros de septiembre, tres más bien en la tercera semana y la mencionada mucho más tardía.
Ahora la duda es si la gala irá en martes o en jueves. Incluso cabría la posibilidad de una vuelta a los miércoles, como en las primeras ediciones. En lunes tiene mando en plaza CSI y para los viernes se ha encontrado por fin la apuesta líder de Sálvame, así que mejor 'no meneallo'. A tenor del poco éxito de mis apuestas, estoy tentado de decir que apuesto por los martes, a ver si así nos dice luego la web de siempre que la gala semanal irá en jueves. El motivo de tanto secreto es, en este caso, no dar pistas a la competencia, aunque no tardaremos en saberlo. Pero si miran nuestra encuesta verán que el jueves gana por goleada. Bueno, y si soy sincero diré que mi vecino Bermúdez me ha contado que Sin tetas no hay paraíso irá los martes, y considerando que es un psicópata enamorado de Amaia Salamanca seguro que cuenta con buena información (prometo no volver a revelar mis fuentes).
Otra noticia que me contaron este fin de semana es la vuelta de Jordi González al debate de los domingos. El propio periodista dio una pista en su última noria, ya que buscando el SMS de un invitado mencionó a Jaime Guerra, importante directivo de Zeppelin, no por poco conocido menos influyente en la historia de este programa (lleva ahí desde la primera edición). Personalmente me alegro de esta vuelta a casa de Jordi.
Volviendo al tema anunciado, se podría decir que la nueva era comenzó, de algún modo, hace ya varias ediciones. En GH VII asistimos a la incorporación de tramas paralelas a la propia acción en la casa. Me refiero a cosas como el 'encierro matrioska' (tres concursantes teóricamente expulsadas encerradas en un cuarto secreto con el conocimiento exclusivo de un concursante, precisamente Pepe Herrero, encargado de robar comida al grupo para posibilitar su manutención), o el resultado de las nominaciones conocido solamente por un concursante (el mexicano Arturo 'jelouses'). La mentira fue uno de los Leitmotiv de aquella edición. Aunque no sería hasta GH IX que se basara la mayor parte de la acción en ese tipo de tramas, por medio del llamado "plan de Gran Hermano". De nuevo el engaño del programa y obligadamente de algunos concursantes, repetido en la última edición con argumentos como el matrimonio que debía mantener su relación en secreto.
Pues bien, la tendencia es a sacar cada vez más provecho de este tipo de tramas. Teléfonos rojos, nominaciones o misiones secretas, el obligado engaño de algunos (o todos) los concursantes, son elementos que ya hemos conocido desde hace varias ediciones, por lo cual no sirven para dar un cariz a la nueva era. Otras tendencias que veo son la importancia que se está dando a la inmunidad conseguida por los concursantes mediante pruebas. Incluso la importancia de las propias pruebas, con el fin de obligarles a tomárselas como una herramienta de supervivencia (y, por tanto, estratégica) en la casa. ¿Tendremos concursantes inmunes a las nominaciones/expulsiones esta temporada?
También hemos tenido en ediciones anteriores muestra de repescas e, incluso, la incorporación de concursantes una vez comenzado el juego (caso de Liz y Nany en la edición pasada). Aún así, no de forma tan continua y marcada como se está viendo en otros Big Brother, donde en cuanto se requiere movimiento aparece un nuevo concursante o vuelve uno de los conocidos, ya se esté en las primeras o en las últimas semanas de concurso.
Tanto las tramas elaboradas por "la organización" (no deja de inquietarme el término) como las repescas han contado con una fuerte corriente crítica por parte de algunos telespectadores. Diré que en muchos casos quienes han criticado ese movimiento de ficha por parte de los responsables del programa, creando tramas paralelas de indudable éxito la mayoría de ellas, habrían criticado igualmente lo contrario, acusándoles de inmovilismo, mal juego de cintura y temor al riesgo. Sobre los concursantes que vuelven a la casa y, por tanto, al juego, se ha acusado de desoír el deseo del espectador de ver fuera al concursante en cuestión. Tal vez sea un argumento sólido, pero con la misma firmeza se podría contestar que quien le ha expulsado una vez puede volver a hacerlo. En todo caso, votar no es gratis (ya lo sabemos) pero tampoco obligatorio.
Hemos sabido que la crisis estará presente en nuestro GH XI por medio de una casa sobria y sencilla, exenta de lujos y oropeles (siempre y cuando lo permita el estilista Juanjo Carrillo, claro), lo cual también es una tendencia marcada en otras ediciones del mundo. Incluso tuvimos división entre ricos y pobres, una casa con recursos y otra no tanto, con el juego de las dos casas de la edición pasada. Ignoro si la ausencia de emisión 24 horas en ONO, Imagenio y algunas otras plataformas tendrá relación con la situación económica que se vive, aunque por lo menos la tendremos en Digital +, como nos hizo saber el otro día Mercedes Milá en el bolo. Y también se podrá seguir a través de esta web, según habíamos anunciado el otro día. Es curioso es que varias ediciones de esos otros países, a las cuales dirigimos hoy nuestras miradas, tampoco han tenido emisión en directo, lo cual no termino de comprender.
En cuanto a los perfiles troncales de los concursantes: parados, modelos y estudiantes son mayoría. Además de perfiles bastante comunes: peluqueras (facilidad de palabra), enfermeras (empatía e inteligencia emocional), gente de la noche (creatividad y extraversión) o periodistas (generadores de temas de conversación). Más o menos lo de siempre, habitualmente trufado con gente algo más gris y otros realmente llamativos, en muchas ocasiones ganchos indispensables para atraer las miradas de los no tan fieles al programa.
Y ahora me gustaría hacer un repaso por hitos y hechos de relevancia en ediciones concretas, algunas de ellas aún en emisión. Esto es posible gracias a mi amigo Pablo, el mayor especialista que conozco en Big Brother. Vamos a ello:
Alemania: Fueron entrando paulatinamente. Primero seis, el día 3 otros dos, el 8 otros cuatro, y así. La casa estuvo dividida en parte buena y parte mala, algo así como Heaven and Hell. La audiencia votaba para salvar y eliminar. Hubo nominaciones automáticas por parte del programa, otras en las que estando todos nominados expulsaban los propios concursantes, nominaciones en las que solo contaba el inmune (elegido por el último expulsado) o el último expulsado. El día 43, tras mes y medio de convivencia, entraron a participar tres ex concursantes repescados. El 50 entró una chica ciega, como nuestra Ángela de GH IX. Y el día 155, nada más y nada menos, entró otra ex-concursante. Castigaron al peor de la prueba semanal con una nominación automática, hubo una expulsión doble, nominaciones en positivo y a la cara. Ah, y alucina: expulsaron a un concursante por llevar marcapasos y haberlo ocultado durante el proceso de selección. Entre los concursantes: una actriz porno, un panadero muy guaperas de 20 años, dos parados, un profesor de surf, un modelo, un mecánico, un dentista (esto parece la canción aquella de la Cabra Mecánica: "tú que te mereces un príncipe y un dentista..."), etc.
Reino Unido: Durante la primera semana compitieron en pruebas individuales para ganar la inmunidad. La primera expulsada fue una mujer, algo que se ha repetido durante las diez ediciones inglesas. En alguna ocasión perdían el derecho a nominar los que trabajaban mal en las pruebas. El programa decidió nominar en varias ocasiones a quienes hablaban sobre las nominaciones, incluso anulando una ronda completa. El día 44, entraron cinco nuevos concursantes, entre ellos el novio de una de las participantes. Estos tenían una misión: conseguir que los concursantes nominaran a determinados compañeros. Si lo conseguían eran inmunes y estarían nominados caso de fallar. El día 56 entró un chico ex pareja de una concursante, y se fue cuando expulsaron a esta dos días después. La audiencia votó en alguna ocasión para salvar. Un concursante se negó a nominar y dieron por nominadas a las primeras dos personas que lo tocaran. Otra chica hizo lo mismo y decidieron que las próximas dos personas que nombrara serían sus nominados. En la siguiente ocasión que alguien se negó a nominar, el Big Brother (increíble la rapidez y maestría del equipo que hay tras el micrófono de esta versión) llamó a dos voluntarios al confesionario y estos fueron los nominados. Los concursantes son un circo sin igual: una boxeadora rusa que va siempre vestida de ilusionista, un programador web, una pakistaní, dos modelos, un autónomo, una banquera negra, una parada casada, otra parada de 41 años (va de punk con una cresta rosa), un importador de yates, un carpintero, un estudiante brasileño (y otro indio), un organizador de eventos que va siempre vestido a lo Jack Sparrow, y varios homosexuales. Lo más escandaloso fue que uno de los concursantes trepó hasta el tejado y se escapó de la casa (esto ya había pasado antes en otra edición inglesa). Aún sigue en marcha, y aún habrá dos más, una con famosos y la número 11. Eso sí, Channel 4, ya ha avisado que no renovará el contrato a Endemol, si bien es posible que otro canal compre los derechos del formato.
EEUU: También sigue en emisión. Entre los concursantes: un modelo, un profesor, un culturista, una neurocientífica, un diseñador gráfico o una luchadora de taekwondo. O sea, mucho músculito en general. La casa la dividieron en cuatro grupos, rememorando los tiempos del instituto: athletes, brains, off-beans y populars. Concursaban por separado excepto para la inmunidad. Cuatro ex-concursantes entraron, cada uno a un equipo, para hacer una prueba. El equipo ganador permitiría a su nuevo componente quedarse en la casa. Lo de los grupos se mantuvo hasta el día 26. A esto hemos de añadir lo del golpe de estado, el derecho a veto, o el HoH (o amo de llaves), que ya hemos comentado aquí. Es, con diferencia, la versión más estratega del mundo, en parte porque pueden mentir y manipular todo lo que quieran al no tener a la audiencia detrás juzgándoles con sus votos. Es la parte buena de esta fórmula que ignora la opinión del espectador. Ah, muy fuerte, a una concursante la tuvieron que expulsar por negarse a llevar el micrófono y tirarlo al agua.
En el siguiente artículo contaré curiosidades sobre las últimas ediciones de Francia, Brasil, Albania y Finlandia (recién comenzada). Termino ya con una nota para los amantes de cifras y estadísticas. La primera anotación de pretemporada (Esto se mueve) fue la número 100 de este blog en Telecinco. Además, este fin de semana hemos superado los 300 mil comentarios desde que empezamos aquí. Por las dos cosas doy las gracias, y enhorabuena por la parte que os toca.