Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La caída de los melanios

En la gala de anoche abandonaron Piero y Melania, entró la pareja formada por Jorge Berrocal y María José Galera y fueron expulsados Amor y Andalla. Las tres cosas fueron pronosticadas como posibles por este gato cronista en el escrito de ayer. No me vanagloriaré de haber hecho un hat-trick, que dicen los futboleros ingleses, o un triplete que se diría por aquí, pero esto es así. Hay otros días que no doy pie con bola, pero entonces intenta uno que no se note demasiado, como es natural. El resumen de la gala se podría acortar un poco más, diciendo que supuso la caída de los melanios y la visita durante una semana de la pareja de la "pierna encima". Los concursantes supervivientes de esta experiencia se han quitado de encima a cuatro compañeros que eran una sociedad dentro del colectivo y reciben con hospitalidad a quienes serán, previsiblemente, sus próximas víctimas.
No consiguió Melania el efecto sorpresa pretendido. Tanto dentro como fuera de esa casa se esperaba la decisión de abandonar el concurso, tal como contábamos ayer. Dentro de esas paredes es complicado mantener un secreto. Mucho menos si lo atesoran cuatro personas. Imposible si entre ellas está Amor, por ejemplo. Las otras tres parejas se esperaban el abandono, aparte de Amor y Andalla, quienes tuvieron el privilegio de ser avisados el día anterior por sus amigos y compañeros de la novena edición. Los motivos aducidos fueron el trabajo de Piero, tal como comentamos ayer, y también la carrera de Melania, a quien le ha debido de entrar una urgencia tremenda por terminarla. En mi opinión hay alguna otra clave, fundamentalmente que no se veían ganadores y eso mermó su espíritu deportivo. Precisamente los más deportivos de la casa deciden abandonar cuando ven más complicado vencer al contrario. Ni barón de Coubertin ni sus memeces, lo de participar está bien hasta un límite. La pregunta era por qué entró Melania a un concurso como este, y Milá se la formuló directamente y sin ambages. Pero con la de Morella no vale porque sus respuestas suelen navegar entre la vaguedad y el desconcierto. Resulta que para ella esto no iba a ser un concurso.
El comienzo de la entrevista a Melania y Piero fue tenso y a punto estuvo de malograrse el intento. Milá recibió a la pareja espetándole genialmente a Melania que no sabía por qué le caía tan mal dado que ella no tenía nada en su contra. No hubo respuesta y un minuto después la ex concursante decía que no le apetecía estar ahí, que estaba súper incómoda y quería irse. Durante unos minutos más estuvo nerviosa, mirando a cualquier lado menos a su compañero y a Mercedes, ausente e inquieta. Al final entró en materia y anuló a Piero, un caso extraño de concursante que no tiene interés ni necesidad ninguna de opinar sobre lo vivido también por él, como si todo le diera igual. Otro en su lugar hubiera estado anoche nervioso y ofendido por no poder comentar la bronca del calimocho en el plato de Indhira, o la noche de cuchillos largos que les dio Bea, previa a su expulsión. Pero Piero asiste a todo poniendo una permanente sonrisa con la que parece querer decir "me trae todo sin cuidado".
Melania tiene cierta dificultad para hacerse entender, aparte de vivir en una realidad paralela de la que guarda un recuerdo bien distinto del resto. Creo que se expresa mejor escribiendo, como le pasa a este gato, porque a la hora de defender su implicación en los asuntos polémicos habidos durante su estancia en la casa mantiene un discurso desordenado y caótico. Ya lo dijimos en su edición: "Caótica Melania". No dudo que ella cree haber vivido de otra forma lo ocurrido, en esa realidad paralela de la que hablaba. Su principal problema es el egoísmo que le ha llevado a despreciar a todos los demás, encerrándose en la torre de marfil de su dormitorio. O más reducido aún: de su cama. Melania es, además de egoísta, bastante maleducada. Esto es lo que más me separa de ella, a pesar de mantener intacto el atrayente imán de su atractivo. No sé si ha cambiado ella o lo he hecho yo, pero en su edición vi una Melania más preocupada por no dañar a los demás, abierta y participativa, además de no tan maleducada. Posiblemente era igual de egoísta y borde en ocasiones, pero su actitud era bien otra. Como ella misma explicó anoche, en esta ocasión solo iba por dinero, sin ninguna predisposición a aprovechar la experiencia y me atrevería a decir que con la convicción de que no iba a encontrar nada positivo en la misma.
Anoche no recordaba haber expresado animadversión ninguna hacia Indhira, cuando todos escuchamos a Melania decir que le caía fatal como espectadora de la undécima edición. Ante la pregunta, nuevamente directa y sin cortapisas, de Mercedes Milá sobre lo intoxicada que podía haber estado por la ex concursante más breve de la segunda edición, Marta López, solamente se atrevió a confesar que le había preguntado si se liaría con Piero y después si lo haría con Arturo (quien ha afirmado que no asistirá a ninguna gala más). En este caso no me creo que haya olvidado algo contado por ella misma en la casa. Me refiero a la recomendación de que se liara con el de Irún para así joder a Indhira. Bonitos objetivos y aún más edificantes consejos los dados por la ex concursante. En el previsto enfrentamiento con Bea 'la legionaria' he de decir que estuvo correcta y hasta convincente, dado que no existió la supuesta ofensa hacia el hijo de esta. Habría rematado la faena caso de haber admitido que tuvo en su mano parar el brote de Bea durante horas si en el minuto uno se disculpa aún considerando que no había razón para ello. Por otro lado, no niego que sintiera miedo esa noche, pero resolvió la situación planteando una posición de fuerza cuya consecuencia era en todo caso no volver a cruzarse con su compañera en aquella casa, dado que o la echaba el programa o era ella quien se iba. Con esa posición de fuerza y tres esbirros haciendo el trabajo para ella, saliendo del dormitorio y manteniéndola informada de lo que pasaba fuera, el miedo se atenúa suficientemente.
No es su pareja la persona que tiene fuera, según le dijo anoche a Milá, si bien lo parece pues en caso contrario parece poco indicado que se disculpe por su actitud en la casa y por estarse prolongando su estancia (su ausencia). En su escrito en la web, al que me referí ayer, intenta evitar perder a una persona que lo ha debido estar pasando muy mal al verla encamada de nuevo con Piero, teniendo más que palabras y diría incluso no solo en preliminares amorosos. Muchos hemos visto movimientos bajo las sábanas muy significativos. Supongo que evita el desgaste inevitable de cara a una opinión pública sancionadora de situaciones como la suya: una chica con pareja que se lía con un compañero de concurso. Con el agravante, en este caso, de que es el mismo con quien ya tuvo una historia hace dos años largos.
Concluyendo el apartado dedicado a esta pareja, diré que su abandono es una mala noticia para el equipo contrario, en el que la lucha entre afines está ahora mucho más cerca. Melania y Piero eran competencia sin serlo, lo cual beneficiaba mucho a las aspiraciones de concursantes como Pepe Herrero. Sorprendentemente, a última hora de la tarde de ayer Melania le hacía a Pepe una confesión elogiosa que este no supo cómo encajar. Se acercó a él y sin revelarle sus planes de salir voluntariamente un par de horas después, le dijo: "Si no ganan Amor y Andalla, me gustaría que este programa lo ganases tú". Después le contó sus prejuicios dado que no le gustó como espectadora de la séptima edición, pero una vez le ha conocido personalmente mejoró notablemente su idea sobre él. Algo parecido pasó con Amor, llegando a estar dispuesta a entrarle durante la fiesta del pasado domingo. El mago Pepe las hechizó también a ellas.
Una vez fuera del concurso Melania y Piero estaba claro que resultarían expulsados Amor y Andalla, con lo cual la casa se quedaría sin el grupo de la novena edición, liderado por la morellana. Siguiendo el símil de Amor con la novela 'El niño del pijama de rayas', anoche tuvo lugar el exterminio de los melanios. He de confesar que sigo teniendo debilidad por Amor. Ella se equivoca mucho y hay infinidad de ocasiones en que me desagradan sus reacciones un tanto inmaduras, pero sigo viendo en ella una niña revoltosa al tiempo que extremadamente divertida. Siento su expulsión porque ya no podré disfrutar más de esa extraña (y deliciosa a la vez) pareja que formaba con Raquel Lo.
Me ha encantado verla en este reencuentro al lado de Andalla, apoyando su cabeza en el pecho de este y abrazada a quien fue uno de sus principales objetivos (negativos) tras ser repescada en su edición. No se ha visto ni un solo rasgo del racismo que destilaba a menudo entonces esta canaria de fuerza imparable. Ella se lleva el gran premio de haber madurado y el de la lucha por mejorar, de igual modo que Andalla sigue siendo ese niño grande que asume cada día con mayores cotas de tolerancia la sociedad en la que vive, bien distinta a la de sus orígenes al tiempo que mucho más cercana a la vivida en este país hace unas pocas décadas. Gracias a los dos por mostrarnos ahora su mejor cara, y enhorabuena a Amor por restañar la mala imagen y el agridulce sabor de boca que me dejó tras su segunda oportunidad. Me desdigo de algo que afirmé aquí hace unas semanas, en este caso la tercera oportunidad se ha demostrado que era muy oportuna.
El regalo que este reencuentro supone para muchos amantes de Gran Hermano tuvo ayer otro momento de emoción. Asistir al encuentro entre María José y Jorge en la fría sala de expulsiones fue emocionante. Estuvieron cariñosos y nostálgicos a partes iguales. El famoso momento de la expulsión de la Galera significó mucho más para este programa de lo que a muchos pudiera parecerles. Esa noche, el equipo que lo realiza fue consciente por primera vez del poder inmenso de este formato. Al día siguiente todo el mundo hablaba de la pierna encima, los conflictos estaban asegurados en aquel primigenio Gran Hermano, pero también los amores. Estos dos concursantes habían hecho que recurrieran por primera vez al subtitulado, en aquella escena donde se prometen intentar un futuro en compañía y Jorge lo celebra como quien jalea un gol de su equipo de fútbol.
La historia de esta pareja está inexorablemente unida al del éxito de este programa. Ahora bien, su paso por este reencuentro no va a ser fácil porque se incorporan a un grupo con muchas complicidades, donde van a ser una minoría evidente. Por otro lado, la imagen pública de ambos está suficientemente deteriorada como para que no sea esperable un apoyo semejante al que pudieran tener otras parejas. El tirón de Pepe, Chiqui o Ainhoa, auténticos puntales de sus respectivas parejas, no es fácilmente igualable. Por eso pienso que serán los próximos en salir, limitándose su estancia a tan solo una semana. Espero que lo sepan aprovechar en su beneficio. De momento, me gustó una frase dicha por Jorge nada más reencontrarse con su pareja en el concurso: "Lo importante no es como entramos, sino como salimos".
Nos quedamos anoche sin saber la fecha prevista para el final de esta edición de los reencuentros, aunque nos contó Milá que ya se conoce. Apuesto a que estamos hablando del 16 de marzo (el 14 si finalizase en domingo). La semana que viene supongo que será la última expulsión y entonces podrían quedar tres parejas finalistas entre las que la audiencia decidiera la ganadora. De ser así, la cuenta atrás ha comenzado de verdad, y apenas nos quedan dos semanas para seguir disfrutando de todo esto. Voy a echar mucho de menos las charlas de madrugada, anoche mismo Pepe volvía a disfrutar hablando de cine y series de televisión, de igual forma que muchos también lo hacíamos al escucharle. Uno de los principales atractivos para el tiempo que resta está en los nudos a desatar no entre las parejas propuestas sino en las relaciones entre miembros de parejas distintas. Por ejemplo la historia entre Ana y Nico o Ainhoa y Pepe . O sea, que no nos vamos a aburrir. De momento estamos expectantes ante una conversación pendiente entre los dos últimos mencionados, después de una discusión que referimos aquí ayer, la cual vista en su integridad parece que Pepe sacó bastante de quicio, si bien le asistía la razón. Igual lo podemos contar mañana. Esperemos.
Ah, enhorabuena a GH por el premio TP y, muy especialmente, a Telecinco por esos primeros veinte años. Los próximos serán aún mejores.
[Recuerda que puedes votar por tu pareja preferida para que sea inmune a la expulsión. También puedes seguir haciendo preguntas al gato en esta página].