Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entre candilejas

El peligro de que un concursante ande entre candilejas en Gran Hermano es que arrastre, como está sucediendo, a sus compañeros hacia esa misma sensación de estar viviendo en una permanente representación donde nada, o casi nada, es real. La ventaja es que el espectáculo está asegurado en doble sesión de tarde y noche, e incluso con matiné algunos días. Es lo que tiene el teatro, que como el circo nunca cierra sus puertas, si acaso lo hace los lunes por descanso del personal. Ana ha cambiado su papel de guionista haciendo la lectura de su papel, como hiciera en su edición, por este papel protagonista con el que nos sorprende noche y día. ¿Quién mejor que ella misma para representar la función? Conclusión a la cual llegaron algunos de los más destacados autores del Siglo de Oro.
Si además de su imaginación inagotable y la complicidad del segundo actor, poco creíble en su papel, cuenta con la lógica complicidad de la organización, tenemos la perfecta representación a la que asistimos perplejos algunos espectadores. Entiendo, por tanto, que les den los disfraces de Isabel la Católica y Cristóbal Colón, todo un detalle válido para ganar el oscar a la escenografía y el vestuario. También en esa misma categoría podemos encuadrar la cena de marisco y los vinos pedidos por el cooperante necesario, ese pobre Nico que no parecía dispuesto a formar parte de la compañía teatral si no se le daban las condiciones exigidas. Como muchas 'prima donnas' de la escena, el italiano tiene sus excentricidades. Hay quien pide toallas de color melocotón (por decir algo) en el camerino y otros una buena mariscada.
Entendámonos, no puedo decir que la representación sea mala, el guión está trabajado y es esforzada la interpretación, pero no me termino de creer a los actores y, además, me gusta el teatro más naturalista. En definitiva, lo que busco normalmente es creerme lo que veo y meterme en la ficción. Quiero actores que me engañen, en cuyo caso no les guardaré rencor y me levantaré el gorro en señal de reconocimiento. Al menos que se esfuercen en intentarlo, porque cuando la ficción queda al descubierto de forma tan soez me quedo frío y descompuesto, ajeno a la acción y con ganas de que termine la función. Esto es lo que me pasa con esta historia que tanta pereza me da relatar. Ana Toro y Nico haciendo de Isabel la Católica y Cristóbal Colón respectivamente. Pidiendo una hora sin cámaras para darse el banquete nada más. Volviendo a pedir una segunda oportunidad, como los malos toreros, y terminando medio desnudos dentro de un armario donde tampoco hay cámaras.
¿Intentaban hacernos creer que habría sexo entre ellos? ¿De verdad alguien se cree el catálogo de ofensas mutuas? A ella no le gustan los cortes que le da él y a él le molesta que bromee con el tamaño de su miembro viril. ¿Pero qué farsa es esta? ¿De veras a alguien puede divertirle? Igual a este gato se le está agriando el humor, pero no me hace ni una pizca de gracia. Como actriz secundaria aparece Raquel Lo (la concubina, le llama Ana, con más maldad de la que aquella es capaz de atesorar). Raquel juega sus cartas, como todos, pero el suyo aparece ante nuestros ojos como un juego inocente, al lado de la representación propuesta por la granadina. Aun respetando a todo aquel a quien le divierta esta función, no me podrá negar nadie que no tiene ni chicha ni 'limoná'. Ahí no hay nada que rascar, amigos. Como mucho un par de sonrisas generosas y comprensivas en exceso; acaso un aplauso arrancado por la clac y seguido con desgana por parte de los espectadores.
Como decía antes, otros también actúan pero intentan hacerme creer que lo suyo es real. El concursante de Gran Hermano que pretende engañarme y lo consigue tiene todos mis respetos. Lo hizo Pepe una semana y pico antes de ganar su edición, cuando creí a pie juntillas que un error de cálculo por desconocimiento de las reglas del juego (cuando quedando cuatro personas en la casa solamente debían nominar a dos de sus compañeros) había provocado la fatal consecuencia de tenerle a él con Dayron sentados a la palestra, esperando la dolorosa decisión de la audiencia votante. Luego supe que no había error y ambos protagonistas habían intentado confundirme. Lo bueno es que lo habían conseguido, por lo cual no puedo sino reconocerles el talento derrochado. Para el principal protagonista aquello fue una historia que le puede pesar en la actualidad, porque muchos podemos tender a no creerle.
Le pasa a Ainhoa, tremendamente huidiza ante un Pepe que para ella actúa solamente motivado por su estrategia. Ante eso, Pepe solamente puede entender la reacción de su compañera como una consecuencia directa de su proceder en el pasado. No todas podían ser cosas positivas para este señor de los récords. Es imposible que a estas alturas logre levantar la duda permanente sobre cada uno de sus actos. Si a Pepe se le ve contrariado porque se ha encontrado frente a una variable no prevista por él en el juego, como es la presencia de una chica ante la que podría sentir cierta zozobra, vamos a pensar todos si no estará fingiendo como parte de una estrategia. Ainhoa, la susodicha, tampoco se libra de la duda y podemos pensar que no le conviene llevarse bien con Pepe porque ambos se están disputando el mismo premio, aunque utilicen armas diferentes. Como contábamos el otro día, Pepe se disculpó ante Ainhoa por su salida de tono durante la conversación en la que habían comenzado a hablar de Milá y terminaron discutiendo sobre Indhira y Arturo. Está claro que sí se miraron a los ojos, lo pudimos ver con claridad en las imágenes del debate, aunque ambos se mantuvieron igualmente fríos y distantes.
El error de Pepe fue dejarse llevar por el fragor de la conversación, pero el de Ainhoa fue posterior a dicho desencuentro. Tras la entrada de Jorge y María José, la de Alcorcón se ha convencido de que Pepe va diciendo por la casa que está enamorado de ella. Va a quedarse pasmada cuando descubra que se trata de algo solamente existente en su imaginación, aunque ciertas palabras de su nueva compañera le han llevado a ello. Ya lo comenté, resulta que María José sugiere que Nico y Pepe tienen engañados a la audiencia con sus supuestos enamoramientos de Ana y Ainhoa. Menuda lianta está hecha esta concursante que no ha entrado, como dijo, para quitarle la pierna de encima a quien fuera su pareja real y hoy lo vuelve a ser en el juego, sino para sembrar las dudas en algunos de sus nuevos compañeros. Ainhoa se ha convencido de que Pepe ha extendido en la casa la idea de su enamoramiento, y lo va a flipar el día que se entere de la verdad.
Pero si Pepe se equivocó al elevar el tono de la conversación, romper un vaso y dar un puñetazo en la mesa, también falla Ainhoa al admitir tan a regañadientes su disculpa. Entiendo su cautela y no se le puede reprochar que no fuera clara con Pepe en ese momento que nos impidieron ver en directo. Quizá le faltó un gesto de cara a la galería, la generosidad de asegurar que olvidaba lo ocurrido, por ejemplo. Ella lo explicaría con que no está dispuesta a decir algo distinto de lo que siente, y ahí gana puntos, cosa que sabe a ciencia cierta. Pero un poco de tira y afloja le habría beneficiado. El montaje de imágenes de Pepe pidiendo perdón y asumiendo toda la culpa y Ainhoa diciendo más tarde que le sobra en la casa porque le ha faltado el respeto y ha tenido una actitud horrible con ella, sin apostillar que más tarde solicitó (y obtuvo) su perdón puede ser demoledor.
Ainhoa se equivoca al evidenciar de forma tan clara que a ella también se le podría acusar de aprovecharse de la gente o de estar jugando. Esta concursante no ha parado desde hace días de cuchichear con Almudena, principalmente para hacerle un traje a Pepe. En algún momento ha querido sugerir que la buena relación de este con Chiqui es por interés, o porque la está utilizando, como si ella misma no pudiera estar haciendo lo mismo. Aunque más destacado es el que no pare de hablar del juego de Pepe. Para ella todos juegan (especialmente Pepe) menos ella, algo que repite con exagerada frecuencia. ¿No puede ser eso parte de su juego? Como digo, se equivoca porque mucho me temo que cada traje a medida confeccionado por ella para su antiguo amigo Pepe le reporta a este un buen puñado de votos. Cada manga y cada pernera son más votos a favor de un jugador que no oculta serlo.
Lo de Nico con Pepe es otra cosa, digamos más sencilla por no decir más básica. Creo que son celos, aparte de un gran temor a estar ante el ganador que le quite el primer puesto. Cuando el romano dice creer que él y Ainhoa pueden ganar el programa creo que no miente. A pesar de lo cual ve a Pepe con temor, como de algún modo le ven todos. Y ahora su temor se incrementa y se convierte en zozobra al ver como Pepe le ha cambiado como compañero de juegos por el recién llegado Jorge. Ellos dos juegan ahora casi todo el día al ping-pong (ahora más silencioso tras el regalo de 'amigo invisible' ofrecido por Ainhoa, con el comentario malicioso de "para que sigas jugando"). Nico tiene celos sanos de Jorge y creo que le cuesta interpretar este hecho.
Quizá no entienda Nico que el cambio de Pepe hacia él puede ser consecuencia de sus propias palabras. Resulta curioso que se queje de esto después de decir que no se fía de Pepe y otras lindezas similares. Además, igual tampoco entiende que su antiguo compañero de juegos encuentra en Jorge una buena compañía para ese delicioso ejercicio de relacionar actores y sus películas, o que bien podría intentar compartir palas formando equipo con una cuarta persona (una chica, necesariamente). Después de varios días este fin de semana han vuelto a jugar a las damas, y en este caso Pepe ha utilizado ese juego para lanzar un mensaje cifrado a un desconcertado Nico. Me cuentan que cogió las fichas y las dispuso en el tablero de forma que una ficha era Italia (Nico), otra su compañera (Ainhoa), otra España (él mismo), y otras dos eran Jorge y María José. Creo que el pobre Nico no entendió nada y se lo tuvo que llevar al 'confe' para cantarle la jugada sin juegos de por medio.
Según Nico, Pepe querría llegar a la final con la pareja que forma Ainhoa con él, y la de Almudena con Ana. Según dice, el acercamiento del estratega a María José y Jorge (sobre todo a este último) tiene como objeto asegurarse de que no le expulsarían en caso de no ser inmune esta semana. No creo que le dijera esto, si soy sincero. No me cuadra que Pepe se plantee el escenario de no ser inmune, y tampoco que juegue con las cartas descubiertas de forma tan clara. Aunque a este respecto se me está vislumbrando que no cabe hacer muchas conjeturas porque mañana pueden sorprendernos con un cambio de reglas inesperado. Estaba yo dispuesto a plantear lo que pudiera pasar si estuvieran expuestos a la decisión de sus compañeros Pepe y Raquel con Almudena y Ana, como planteaba ayer mismo Ainhoa. No lo veo claro, pero como ya digo algo me indica que habrá sorpresas esta vez.
Nico debería controlar un poco su impulsividad. Pasadas las cinco de la madrugada del sábado, sonó el teléfono para pedirles pizza, paella y tortilla. O sea, todos en pie a trabajar, excepto María José (que está convaleciente). Nico ya estaba en la cama al igual que todos, pues de guardia estaban Pepe y Jorge. Cuando le despertaron se fue a la cocina y empezó a cagarse en la puta madre de todos los 'súpers'. Entonces le pidieron que cambiase las pilas y eso fue la gota que desbordó el vaso. Nico reaccionó de manera chulesca preguntando qué pasaba si no lo hacía y siguió un buen rato despotricando y diciendo que ellos no son chinos, que son europeos y le parece un abuso una prueba así. Al final, terminó en el 'confe', algunos dijeron que para negociar con el 'súper' y yo creo que a acordarse de su familia.
Termino con un deseo y un obligado agradecimiento. El deseo es la pronta recuperación de María José, víctima de un virus que la tiene en cama estos días. El agradecimiento es a los amigos de este espacio lmedina y LauraHunt, que me han tenido puntualmente informado durante este fin de semana viajero. Es mucho más de lo que merezco.
[Mañana martes, a las 12.30, Piero responde en un nuevo encuentro digital. Ya puedes dejar tus preguntas. Recuerda que puedes votar por tu pareja preferida para que sea inmune a la expulsión. También puedes seguir haciendo preguntas al gato en esta página].