Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Acabo de perder un avión!

mila1.jpg
Acabo de perder un vuelo por cinco minutos y, por primera vez en mi vida, he llorado de rabia por perder un avión! Os lo cuento, aunque me da vergüenza porque necesito desahogarme.
Seguro que a alguno os habrá pasado alguna vez haber valorado cinco minutos como un tesoro. Contádmelo!
Creo que mi rabia era porque iba a hacer una entrevista a una mujer que lleva años luchando por una causa durísima. Llegó a 'Diario de...' su grito y estamos preparando un reportaje.
La cita era hoy y esos 5´ me han impedido escucharla. Lo arreglaremos, pero la película de su historia me ha pasado por la mente en esos instantes en que he tratado por todos los medios de que me dejaran subir a un avión que aún estaba en la pista. He sentido que le fallaba. Me hubiera gustado volar con mis propios brazos!
Ahora que ya no hay vuelta atrás y que sólo me espera mi coche en el aparcamiento, que cuando me vea llegar se va a extrañar de que sea tan pronto, saco la parte buena de mi cabreo y me llevo todos los periódicos posibles para leerme hasta el último rincón que hable del debate de ayer.
Por cierto, no quiero dejar sin compartir con tod@s vosotr@s algo que me alegra mucho: han sido poquísimos los comentarios que no han pasado el filtro de la web, poquísimos. Me cuenta Sandra, una de las encargadas de este blog, que sobran dedos en una mano...
Sólo desaparecen aquellos que insultan, agreden de modo gratuito o rozan lo delictivo. Ella y Yasmina tienen toda mi confianza y su criterio me parece impecable.
"No puedes evitarlo, pero sí transitarlo".  Encuentro esta frase en mi mochila esta mañana estúpida y la aprecio en todo su sentido.
Siempre apunto y a veces sirve.
Escribiros me ha ayudado a "transitar" por mi impotencia en este aeropuerto ya sin sentido para mí en el día de hoy.