Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Alguien pedirá disculpas?

c_2_maincontent_3886_largei.jpg
No sé vosotros, pero yo estoy a la espera de que los que han sacado todo tipo de conclusiones con las fotos de la Infanta Elena y de Guti, reconozcan que han metido la pata hasta el corbejón.
A la pobre Infanta me la ennoviaron en un santiamén porque había saludado en medio de las pistas de Bakeira a un amigo dándole un beso sin más. Escuchamos y leímos inmediatamente ridículas conclusiones y, no os lo perdáis, el fotógrafo que hizo esas fotos no daba crédito a la que se había liado!!!!!
En cuanto a mi amigo Guti, la cosa iba un escalón más alto; se le tildaba de cruzar de acera porque se besaba con un desconocido en la boca. ¡El desconocido ha resultado ser su hermana! En su familia es costumbre, según me cuenta mi amiga Manti que lo conoce desde la cuna, como en muchas otras, besarse en los labios con los padres y los hermanos.
Además, ¿qué nos puede importar a todos los demás lo que Guti bese o deje de besar? Con lo bien que está jugando este año y lo felices que les está haciendo a los que les gusta el fútbol y no te digo nada a los del Madrid, ¿no puede la criatura disfrutar un poquito su momento de gloria y vivir tranquilo?
A mi una vez me liaron con mi cuñado Paco, a quien adoro, y otra me ennoviaron con una de mis mejores amigas creyendo que era un chico porque llevaba un gorro, y decidieron que tenía que ser un hombre!!!
A los dos, a Guti y a Doña Elena, les mando un beso desde aquí y que pase lo que Dios quiera.