Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Camino de la escuela

mozambique-camara-2-137-sm-1.jpg
"Mamá creo que soy tonta". Sofía, una niña de 5 años llegó a esta conclusión brutal porque no entendía nada de lo que le explicaban en el colegio.
Su madre al escucharla debió asustarse pero logró poner cara de que no pasaba nada grave.
Se puso manos a la obra y no metió nunca la cabeza debajo del ala.
Era su única hija y averiguaría como fuera lo que le pasaba.
De entrada, se la tomó en serio. Después fue a hablar con el colegio y paró los pies a los compañeros que la insultaban.
Enseguida supo que su hija era disléxica y que necesitaba apoyo especial para estudiar porque su condición le hacía sufrir mucho.
Desde ese día el esfuerzo, la constancia y las lágrimas secretas han acompañado a Sofía.
Ahora tiene 20 años y hace honor a su nombre: "sabiduría". No ha suspendido nunca una asignatura y estudia una carrera universitaria en la que está logrando excelentes resultados.
Ella dice que en España much@s niñ@s sufren como ella pero no tod@s logran salir adelante por falta de ayuda.
Desde hace un tiempo ayuda a otros a salir de ese agujero negro.
Hoy me ha mandado esta foto que hizo en Mozambique y que a mí me ha gustado tanto que quiero compartirla con vosotr@s: "Dos niños camino de la escuela".
"Tener una dificultad como la dislexia me ha enseñado a luchar y a seguir adelante. Es lo mejor que me ha pasado, y además me ha traído a la fotografía, que es mi gran pasión. Gracias a la ayuda de la gente que me quiere y de mucho esfuerzo, he podido conseguir mi sueño" Foto de Sofía Wittert.
Decimos que la educación es la base de cualquier progreso de una sociedad.
Para mí, la educación efectiva lograría una sociedad más justa y más feliz.
Durante varios años Marisa Torrente y yo hicimos un programa en la cadena SER, patrocinado por la Editorial Anaya, que se titulaba "QUEREMOS SABER". Hablábamos de cultura y educación.
En él aprendí que nuestra educación era nuestra inmensa asignatura pendiente.
Por lo que sabemos, lo sigue siendo.
¿Tan difícil es apasionar a los estudiantes?
¿Es imprescindible aprender tanto, sufriendo tanto, aburriéndose tanto?
Por cierto, Soldebolonia, ¡qué emoción leer tu entrecomillado de 'Palmeras Salvajes'! Marqué con mi lápiz ese párrafo que me provocó, por lo que leo, lo mismo que a ti.
Que te guste leer, eso sí que es una suerte!
Ahora estoy con Paul Auster; 'Viajes desde el Scriptorium', me ha pillado. No querría que esas breves páginas acabasen nunca. ¿Qué será de ese Mr. Blank?