Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cosas bien hechas

Nacho Marra es el gerente del Club marítimo de Mahón, en Menorca. Es mi amigo. Hoy descansa por fin tras haber organizado una regata mítica para los que amamos la vela clásica. Patrocinada por la empresa italiana Panerai, www.panerai.com, que fabrica entre otras muchas cosas desde hace ya muchos años, relojes de esos que los navegantes miran con especial atención, se ha podido celebrar en este bendito puerto del Mediterráneo, esta regata que forma parte de un circuito que recorre otros puertos menos emblemáticos, para que nos vamos a engañar.
Este año han venido más barcos que nunca, el viento ha sido el mejor posible y los resultados, en todos los sentidos, han sido buenos para los que vivimos en Menorca y nos gustan las cosas bien hechas. No siempre ha sido así; no siempre fue posible ver estos veleros míticos desplegar sus viejas velas en un puerto que ha vivido tantas historias legendarias.
Hubo años negros, años en que los intereses privados, lo hicieron imposible. Pero eso es ya pasado y en la web www.velaclasicamenorca.com, los que gocéis con estas cosas, podéis disfrutar de fotos extraordinarias y conocer los detalles de barcos, tripulaciones y resultados. A muchos no nos resulta fácil entender por qué una regata como ésta no tiene sitio en los lugares más destacados de periódicos y televisiones; no entendemos por qué un espectáculo tan extraordinario lo disfrutamos tan solo los que, afortunadamente, nos encontramos en Menorca en estos días de Agosto.
Debería ser reportaje de primera categoría para cualquier medio de comunicación de la misma forma que lo son otros eventos deportivos de vela moderna. Estos barcos son el origen de lo que tenemos hoy. Estos barcos enseñan a la perfección lo que fue la navegación a vela cuando nada era automático, todo dependía de las manos de los que navegaban en ellos.
Cada objeto a bordo tiene una justificación, cada cabo o cada vela debe cumplir con los requisitos que obliga el reglamento de esta regata que no permite competir a quienes no demuestren la edad de sus barcos y su fidelidad a los diseños originales. Esta regata es un homenaje a las cosas bien hechas; las que aguantan el paso de los años, las que siguen siendo útiles.
Desde este rincón del Bolo , en los últimos días de un Agosto caluroso y cargado de tensiones en todo el mundo, os regalo el equilibrio y la belleza, como diría Luis Eduardo Aute, para que la disfrutéis como hemos hecho quienes hemos tenido la suerte de verlos en directo.
Gracias a todos los participantes, a los que lo habéis hecho posible y enhorabuena a los vencedores. A ti Nacho, te dejo también un beso de sal. M