Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manos blancas de impotencia y esperanza

manos.jpg
El dolor me acerca a vosotros.
Ya somos una comunidad y esta noticia que nos parte el alma despierta en mí la necesidad de escribir aquí para sentirnos juntos.
Todas las palabras han sido ya dichas pero siguen siendo imprescindibles aunque estemos agotados de escucharlas.
En estos momentos desearía poder llegar al corazón de su familia, de sus amigos, de sus vecinos, de sus compañeros, de todos los que le conocían, de todos.
Me gustaría tanto que alguna de nuestras palabras de consuelo, de cercanía les pudiera ayudar!
Mientras os escribo un hachazo se ha llevado por delante todos los planes.
Vamos a presenciar muchas cosas que no nos van a gustar.
Habrá que valorar a los que sepan mantener la mente fría y el pulso sin alteraciones. No valen gritos ahora, no queremos explicaciones, en el silencio que trae la muerte sólo queremos escuchar las palabras de condena que han callado siempre.
Es tan fácil matar!
Debe ser tan difícil vivir cada día la amenaza de muerte permanente!
Aquí dejo mi solidaridad y mi afecto.
Aquí dejo mis manos blancas de impotencia y esperanza junto a todas las vuestras.