Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Novios

Una vez os conté que siempre llevo encima una máquina de fotos. Esta fotografía la hice a un escaparate de la Plaza de El Salvador, en Sevilla.
Es una Iglesia que ha sido restaurada euro a euro con el esfuerzo de mucha gente y el resultado es espectacular. Esa plaza me trae tantos recuerdos... esas calles del barrio de Sta. Cruz, esos naranjos "apretaos" de azahar, tantas tiendas que permanecen año tras año como ésta con su escaparate de trajes de novia que me vale hoy de inspiración. No sé si os pasa como a mí pero me resulta mucho más inspirador escribir bajo una foto que hacerlo de la nada.
Hoy estos trajes me sirven para hablaros de Loli. He leído muchas opiniones sobre la entrevista del martes pasado. Much@s sois críticos, me censuráis la forma de hacerla; otr@s comulgáis con lo que hice. A tod@s agradezco que os molestéis en escribir sobre mi trabajo.
Cuando un concursante sale de la casa de 'Gran Hermano' la primera persona con la que habla es conmigo. Ese hecho es emocionante porque tengo la posibilidad de hablar con una persona que aún no ha recibido información del exterior y por lo tanto está "virgen" en cierto modo. Ese hecho me obliga a no engañar y hacer a cada un@ la entrevista que aclare mejor su paso por el concurso.
El martes pasado Loli había verbalizado dentro de la casa que esperaba que le dejásemos explicarse al llegar al plató porque tenía miedo, pánico dijo ella, a encontrarse conmigo. Eso fue lo que ocurrió. Es la primera vez desde que hago GH que un concursante habla sin que le pregunte nada, dice lo que quiere decir sin ser interrumpida. Ella habló y luego lo hicieron las imágenes.
La entrevista fue larga y Loli se enfrentó a muchos momentos difíciles de su paso por la casa pero espero que ella misma diga, si se lo preguntan, que la traté con mucho afecto y la ayudé a entender algunas cosas en los minutos de publicidad. Mi obligación es hacer una entrevista que obligue al concursante a explicar lo que los espectadores esperan y no andarme por las ramas.
Loli ha sido una concursante curiosa: entró en GH tras intentarlo en varias ocasiones y conociendo muy bien el concurso, quizá demasiado bien. La casa no perdona y suele rechazar los planes preconcebidos. Loli creyó poder mantener un papel pero el concurso pudo con ella. Lo pasó mal en muchos momentos y seguramente descubrió cosas de ella que desconocía. Todo eso había que ponerlo encima de la mesa aunque fuera duro. Loli es una mujer muy inteligente y yo sabía que podía aguantar una entrevista dura. No tod@s l@s concursantes aguantan eso.
Entiendo que algunos, muchos digáis que fué excesivo. Es vuestra opinión. He vuelto a ver la entrevista y me reconozco en ella. No siempre me ocurre y esta vez es así. Espero que aceptéis y respetéis mi opinión.
Estos trajes de novia quieren ser un símbolo de lo que creo que ocurrirá en la vida de esta concursante y de su compañero Carlos Hoya si ella se relaja y vive lo que la vida le vaya trayendo sin darle tantas vueltas a las cosas. Lo dije en directo y lo repito aquí: son dos personas que pueden acabar siendo felices juntas y yo se lo deseo de corazón. Aquel traje que tuvo que guardar en un armario hace unos meses puede volver a la vida y quien sabe si ellos acabarán siendo una nueva pareja que salga de esta casa mágica de Guadalix de la Sierra.