Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piloto técnico

llego a casa de mis padres
Para los que no sepáis muy bien lo que eso significa os diré que es la primera prueba global en el que será nuestro plató con el decorado montado, todos los técnicos trabajando y el equipo al completo.
Se hace sin público y con invitados ficticios que hoy han sido compañeros del propio equipo. Se trata de estudiar el funcionamiento del decorado, los tiros de cámara, entradas y salidas de personas al plató, sonido, entradas y salidas de videos, movimientos posibles entre nosotros cuatro, necesidades de cambios de Latre con sus maravillosos personajes, funcionamiento y emplazamiento de la mesa de ordenadores donde Xavier Valls y yo recibiremos y leeremos todos vuestros comentarios. Eso entre otros muchos aspectos importantísimos que forman parte de un programa de televisión en directo.
Hoy he conocido las tripas del equipo de Sardá y os aseguro que funcionan como un reloj suizo. Se ve enseguida que se conocen a la perfección y que llevan muchas horas de vuelo juntos. No pierden el tiempo, van al grano y por encima de todo y, quizá sea eso lo que a mi  mas me afecta y lo que mas valoro, Javier se ha ganado el respeto y el aprecio tod@s y cada un@. Hemos estado todo el día haciendo pruebas y a pesar de ser Jueves Santo, nadie ha dicho esta boca es mía.
Para mi no era fácil. Me explico: no es fácil engarzarme en un equipo tan sólido y con tantos años detrás. "Crónicas Marcianas" duró ocho exitosos años y eso les hizo compactos, sin fisuras. Mi presencia es difícil para ellos pero también y diría que aún mas, para mí. Tengo que ser paciente; saber encontrar mi sitio y darle tiempo al tiempo. L@s que me conocen saben hasta qué punto deberé esforzarme para conseguirlo.  Es un nuevo aprendizaje para el que todavía me faltan armas. Quizá algunos no lo creáis pero así es cómo me siento.
Hace unos años, unos cuantos, deseé que me dieran la oportunidad de trabajar con Sardá, Boris Izaguirre y Carlos Latre; aquí está y os vamos a dar lo mejor que tenemos. ¡Ojalá lo consigamos porque la ilusión y las ganas son máximas!