Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una ardilla sin voz

vero.jpg
Desde muy pequeña recogía cosas que guardaba y que más tarde reutilizaba. Casi no recuerda cuál fue su primera obra.
Siempre ha trabajado con las manos, retorciendo materiales con unos alicates, hasta deformarse algunos dedos. Todo lo que guardaba le servía, como hacen las ardillas en un bosque.
Cada día hace felices a muchas personas con sus diseños; les hace sentirse guapas, cómodas, a gusto.
Siempre fue por delante. Se arriesgó, innovó, creó donde no había.
Mi amiga es una artista valiente.
Acabo de hablar con ella haciendo muchos esfuerzos. Hacía semanas que no lo hacíamos. No se lo permitían. Perdió la voz tras una operación sencilla y su mundo pasó a ser el silencio.
Hoy he compartido en Barcelona un programa de televisión con Montserrat Caballé y nos ha explicado lo delicadas que son nuestras cuerdas vocales. Hablaba de ellas como de una joya preciosa y yo he recordado a mi amiga, a mi ardilla.
Le regalé hace unos años esa mochila y le hice esta foto que hoy comparto con vosotr@s.
No miras el mundo igual cuando no puedes expresarte con palabras.
Observas a los demás con más tiempo desde tu impotencia y sus actos se agrandan para bien y para mal.
Las palabras, nuestra gran fuerza, nuestro tesoro.
Las palabras, esas herramientas que sufrimos tanto para aprender de la boca de nuestros padres y que nos acompañan para siempre.
Las palabras, esas ausencias que se multiplican en nuestro mundo cuando las comenzamos a olvidar y buscamos con fruición, con desesperación.
Cuando la voz deja de pronunciar palabras aparece el silencio y crece nuestra capacidad de observar gestos pequeños que guardamos en el corazón.
¿Cómo se hace para vivir sin palabras al salir de una operación sin importancia, al salir de un quirófano?
Una vez más mi amiga me enseña un camino nuevo.
Todo puede esperarte al volver una esquina.
Los tesoros esperan también, escondidos por las ardillas, en todos los bosques.
Todo vale para no volverse loco cuando se han perdido las palabras si eres capaz de mirar el mundo desde el silencio.
Mi amiga volverá a escuchar su voz pero mientras eso llega podéis encontrar su obra en http://www.verili.es/
Hay días sin embargo que, aún teniendo voz, faltan muchas palabras para conseguir ser justo. Eso siento hoy tras leer todos vuestros comentarios.
Cada una de vuestras palabras se queda conmigo para siempre. Menudo cumpleaños!