Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio (19-01-10)

No me encontraba muy bien pero Carmen supo hacerme sentir bien en todo momento. Tuvo un detalle que me gustó mucho: sin saber nada, se dio cuenta de que estaba enfermo y estuvo muy pendiente de mí.
Cuando salió el tema de la convivencia, algo que para mí es importante porque así puedo ver hasta que punto las pretendientas están dispuestas a comprometerse con la relación, Carmen se puso algo nerviosa. Le pregunté si estaría dispuesta a vivir conmigo en caso de que fuera la elegida y ella me contestó que no, porque para dar ese paso necesitaba tiempo.
Esto me desanimó un poco en el sentido de que si ambos estamos buscando el amor y nos estamos conociendo, no sé que más puede necesitar para dar ese paso, porque tengo muy claro que fuera del programa se va a encontrar al mismo Antonio que está conociendo en estos momentos.
Esta reacción me hace pensar pero en el fondo, entiendo que la pregunta le pudo llegar de sorpresa y contestó con un poco de miedo.
En cuanto al tema de Luz, yo había meditado mucho pedirle al programa una cita de 24 horas con ella, para que ambas pudieran estar en igualdad de condiciones. Por eso, la actitud de Carmen me pareció totalmente inapropiada. El hecho de que yo tenga una cita con una de sus rivales no debe afectarle de esa forma. No veo lógico enfadarse y ponerse de esa forma, lo que tiene que hacer es aprovechar al máximo su cita especial y centrarse en ella, olvidándose de todo lo demás. Cada una tiene que luchar por lo suyo, eso lo entiendo perfectamente pero, enfadarse no soluciona nada.