Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio (28-01-10)

24 horas con Carmen
La cita fue espectacular. Me sorprendió mucho ver que en el tú a tú Carmen se comporta de la misma forma que en plató; en los desplazamientos no había cámaras y su comportamiento fue igual que cuando nos estaban grabando.
Estuve muy pendiente de todo, ya que lo que más me interesaba era despejar las dudas que tenía y el resultado fue mejor de lo que esperaba, me llevé una grata sorpresa. En el fondo yo no estaba receptivo, ya que después de la bronca que tuvimos en plató el encuentro era un mero trámite, pero luego no fue así. Desde el primer momento me llevé una sorpresa tras otra y al final se creó un ambiente mágico.
Me lo pasé tan bien que me sentí mal por haber dudado de Carmen. Llegué a pensar que ella es la chica con la que quiero salir del programa, incluso le dije que estaba dispuesto a dejarlo todo por ella.
Un fax inesperado
Cuando llegué a mi habitación me encontré con un fax de Luz en el que me venía a decir que no quería estropear mi momento pero que tuviera en cuenta las consecuencias que pudiera tener mi cita con Carmen.
En ese momento me sentí mal porque me dio la sensación de que Luz estaba jugando conmigo, ese texto era inapropiado y sin querer me estropeó el momento. Eso me creo un sentimiento de rebote que, en el fondo, me ayudó a quitarme todos los complejos con Carmen y a vivir con más intensidad mi encuentro.
Bronca con Rafa
Me parece muy triste que Rafa se dedique a insultarme en sus citas. Lo único que hago día tras día es defenderme ante sus provocaciones, ya que no estoy acostumbrado a que me griten y mucho menos en la oreja.
No me gustó su actitud desafiante cuando me puso su cabeza en mi cara para que yo me fuera para atrás, por eso lo que hice fue poner mi cabeza contra la suya, pero sin ninguna intención de darle un cabezazo. Esto quiero que quede bien claro.
No puedo entender que este chico tenga unos oídos tan sensibles y una boca tan grande en la misma cara, es algo incompatible.