Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manuel (13-05-09)

Cita con Silvia
En la cita, le dije que no fuera tan egoísta, que yo le deseaba lo mejor para ella y que si ella también quería mi felicidad tenía que dejarme conocer a Jenny porque me gustaba y veía cosas en ella que me llamaban la atención.
Sin embargo, eso no quiere decir que no me guste sino que me gustan dos personas y da la casualidad que son amigas. Sé que es muy duro pero necesito que se pongan en mi lugar.
Cita con Jenny
La cita estuvo bien, fue muy agradable. Le dije que tenía que ser egoísta y pensar en ella. Si yo le gustaba realmente, le pedí que pensara en nosotros dos y que eso primara de cara a su amistad con Silvia.
No se fiaba de mí, pero yo le dije que también tenía mucho que perder porque sabía que a Silvia no le iba a sentar nada bien que yo quisiera conocer a su amiga. Por eso, si hice eso no era por gusto sino porque realmente me gustaba.
Cita a tres
Esto fue parecido a un entierro. Jenny entró con otra mentalidad a la anterior cita, entró triste y llorando y Silvia se contagió de esa tristeza. Ella no tenía nada claro que se fuera a quedar porque no confiaba en mí. Pero le quise hacer ver que no tenía que pedir permiso para quedarse, era su decisión. Silvia estaba de acuerdo aunque no le hacía gracia y, como es una chica que me aprecia un montón, estaba dispuesta a dejarnos conocernos.