Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafa (04/03/10)

El día de mi final
Entré en plató muy nervioso porque debía tomar una decisión muy importante. Mis dos pretendientas, Raquel y Saray, me han hecho volver a pensar en el amor. Fue la primera vez que estaba ilusionado al cien por cien. Después de siete meses estaba realmente emocionado.
También estaba algo cabizbajo porque era consciente de que la pretendienta que no resultara elegida lo iba a pasar mal. Casi hubiera preferido que alguna de las dos no se hubiera presentado o que en el último momento me hubiera traicionado, así no habría tenido que elegir. 
Raquel y Saray, a por la cita
La verdad es que Raquel tenía mucha razón sobre lo que me dijo. Es cierto que ella ha dado la cara por mí desde que entró en ‘Mujeres y Hombres’, sabiendo que iba a ser criticada. Se habló mucho de nosotros, se dijeron muchas mentiras, entró con mal pie y aún así, siempre me ha defendido con uñas y dientes.
Raquel me ha demostrado durante todo este tiempo que realmente ha ido al programa por mí. No tenía ninguna necesidad de ir a la televisión y lo hizo simplemente para conquistarme. Su argumento para que la eligiera me convenció, tenía muchas ganas de tener esa última cita conmigo pero, como sólo podía elegir a una, al final, me decidí por Saray. El único motivo fue que Saray es más introvertida y más tímida que Raquel, entonces, pensé en mí y preferí tener el encuentro con ella para aclarar un poco más mis ideas.
Saray no me terminó de convencer porque cuando se pone nerviosa, se bloquea y no es capaz de desenvolverse bien. Me comentó que había luchado mucho, cosa que es cierta, pero también me dijo que había aguantado la entrada de Raquel cuando en realidad se podía haber marchado. En este tema no pienso como ella, era una rival más y no tenía porqué marcharse, aunque no dije nada porque no era el momento de discutir. Le di la cita a Saray, como he dicho antes, para conocerla un poco más. Pensé que debía exprimir al máximo el encuentro y pensar en mí pero, si soy sincero, tengo que decir que me convenció más Raquel.
Cuando al final apareció Raquel interrumpiendo la cita me quedé impactado, no me lo esperaba. Me impresionó pero lo agradecí muchísimo, ya que era la única forma de poder tener la cita con las dos. Ambas se lo merecían y necesitaba contarles como me sentía. Además, no me parecía bien que Raquel se quedara discriminada mientras Saray y yo teníamos el encuentro. Si me pongo en su lugar creo que debió ser muy duro tener que estar en un rincón viendo como tu rival tiene una cita con el chico que te gusta, por eso entendí su reacción, a parte de que me gustó mucho que luchara hasta el final. Eso sí, cuando la vi llegar lo primero que pensé fue “Tierra trágame”.
Raquel fue la elegida
Fue uno de los momentos más emotivos e intensos que he vivido desde que entré por primera vez a ‘Mujeres y Hombres’ porque me he tomado el trono muy en serio. Es cierto que me he lucrado un poquito en cuanto al tema de la popularidad pero, jamás para el tema de ligar. Llevo siete meses aguantando como un campeón y cumpliendo las reglas del programa, así que puedo decir que he sabido llevar el peso del trono como debía.
Durante estos meses he aguantado mucho, por eso ni en mis mejores sueños podía pensar en una final como la que he tenido. Mis pretendientas han sido ejemplares, nunca me han fallado, han sido fieles y leales. Aunque me he quedado con Raquel, las dos son ganadoras.
El momento en el que me he dirigido a ellas para comunicarles mi decisión ha sido complicado a la vez que increíble. Ha sido una experiencia inolvidable y también un mal trago por Saray. Me he dejado llevar, he sido egoísta y he pensado mucho en mí a la hora de decantarme por una de ellas. La razón por la que he elegido a Raquel es porque con ella es con la que más me veo teniendo una relación de pareja, es una chica con carácter, vive en Valencia… Con ella creo que puedo tener una relación estable y duradera, porque lo que no quiero es durar quince días.
Tras la elección pasé un momento de bajón. Me preocupé más por Saray que por vivir y disfrutar mi momento. No podía evitarlo porque le había cogido muchísimo cariño y no quería que estuviera mal, aunque me llevé una sorpresa. Después de ver lo que ha llorado durante estos meses, me resultó raro ver que no se derrumbó. Por un lado me alegré pero no pude evitar tener una sensación de desconfianza. Sea lo que sea, le deseo lo mejor, porque tanto Saray como Raquel han sido unas pretendientes ejemplares.