Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Raúl (01/07/10)

Marcha de Natalia
Recibir una llamada de alguien que, sin haber visto el programa en el que Tamara dio la información sobre Natalia, me dijera cosas que coincidían con su versión como el nombre o la profesión me hizo dudar mucho. Eso, unido a que la información ya me había llegado por tres hilos distintos (mi llamada, Tamara y Oliver), sin tener ellos ninguna conexión, me hizo tener más dudas aun. Todo esto ha generado en mí una desconfianza que me ha sido imposible ignorar. Claro que puedo cometer errores, sin duda, pero ya estoy en un momento de tomar decisiones y, si todo va bien, saldré de ahí con una chica. Sólo una. Así que tengo que ir decidiendo quién no será. Hoy por hoy, no confiaba plenamente en Natalia y no puedo empezar una relación con una chica de la que desconfío. No puedo acertar siempre y muchas veces me equivoco, eso lo tengo asumido. Lo único que puedo hacer siempre es ser sincero y es lo que he hecho con Natalia. Aun así, quiero dejar claro que le deseo lo mejor y que, aunque hoy por hoy no la vea como pareja, si que le ofrezco mi amistad, si la quiere.
Cita con Sandy
Los últimos días han sido difíciles y con bastantes tensiones, por lo que necesitaba tener una cita más relajada y divertida. Con Sandy pude tener esa cita, sobre todo gracias a ella. Es una chica que tiene cosas que me gustan mucho: es dulce, simpática, tranquila pero no aburrida y, por supuesto, muy guapa. Así que la cita fue muy bien. Le regalé una rosa ya que, por motivos de alergia, no pude quedarme con la que ella me regaló y me dio mucha rabia. El regalo que ella me hizo en plató me encantó pero más que por el muñeco, que también, por lo que me dijo en la nota. La única pega es que noto que está un poco cohibida y no me deja ver del todo a la chica que conocí una tarde y me llamó tanto la atención. Necesito ver a esa Sandy que conocí aquel día, pero seguramente necesite adaptarse. Ya dijo que la televisión no le gustaba nada y supongo que para ella es difícil esta situación. De momento tengo que decir que tengo muchas ganas de seguir conociéndola.
Cita con Elsa
Como dije nada mas salir de la cita, Elsa me dio una lección. Estos días me sentía muy presionado. Sé que estar ahí sentado conlleva esas cosas y sabía donde me metía, pero los últimos días fueron para mí todo exigencias y presiones y estaba empezando a bloquearme. Todo lo que oía era “Raúl dame una cita a mí”, “Raúl decídete ya”, “Raúl no pidas más chicas”, “Raúl me voy”, “Raúl, Raúl, Raúl...” Yo las entiendo e intento ponerme en el lugar de cada una de ellas, pero no puedo hacer todo lo que necesitan siempre. Son muchas y todas chicas fabulosas, pero cada una tiene sus necesidades y no soy capaz de atenderlas todas. Ojalá pudiera, lo digo de corazón.
El caso es que Elsa fue la primera que me preguntó “Raúl, ¿tú como estás? ¿Necesitas tiempo?” Y eso me descoloco. A estas alturas no esperaba que ninguna pensara en lo que yo necesitaba y, sinceramente, de Elsa menos porque era una de las que más me estaba presionando. Así que, cuando ella me dijo eso, me vine un poco abajo y me emocioné bastante. Me ayudó mucho a desbloquearme y a darme cuenta de que tengo que empezar a decidir y que es difícil hacer las cosas sin dañar a ninguna. Elsa me ayudó mucho en ese momento y se lo agradezco muchísimo.
Desde aquí le mando un besazo a su familia, a los que conocí aquel día. Reconozco que al principio fue un poco violento que ellos mismos me recibieran sin yo saber nada, pero me trataron genial y se lo agradezco.
Cita con Arantxa
Arantxa cada día me muestra más cosas de ella que me encantan. Es muy joven y, sin embargo, es muy madura. Supongo que pasar momentos difíciles, como lo que me contó en la cita, le ha forjado ese carácter. No me gusta que haya pasado por algo así, pero me alegro de que ahora todo esté bien y, sinceramente, si pasar por aquello le ha echo ser como ahora es, al final ha sido para bien porque es una chica preciosa, por fuera y por dentro.
La cita fue muy relajada y me fui sabiendo que la había conocido un poco más, cosa que me encanta. Ella ha llegado un poco más tarde y yo estoy en una fase de empezar a decidir, así que no sé si dará tiempo a que nazca algo fuerte entre nosotros, pero tengo muchas ganas de comprobarlo porque lo que he visto de ella me gusta mucho y creo que podría haber algo bonito.
Sólo quiero decir que desde mi primer día prometí ser siempre sincero y así será. Estoy en un momento de empezar a tomar decisiones y no voy a poder contentar a todas. Sólo prometo tratarlas con total respeto y sinceridad. Tengo que ser coherente con lo que siento y pienso y solo pido el mismo respeto que ofrezco.