Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ruth, sobre Jonathan: "Tiene que dejarse de tonterías de niño pequeño"

Ruth corazonestelecinco.es
La situación con Samira me pareció bastante 'heavy' porque a mí no me gustan los enfrentamientos. Hubieron cosas de Jonathan que, la verdad, viéndolo después en mi casa no me gustaron, pero bueno, se está aclarando el tema poco a poco. Yo pienso que Jonathan sí estaba por mí ahí. Samira me da un poquito igual que esté o no esté, la verdad. Estoy observando, alerta con todos.
Hoy han hecho una pregunta en el plató a Iván, que si le gustaría ser tronista. Ha sido muy sincero y ha dicho que sí, pero en este momento no porque me está conociendo. Entonces, a mí lo que me gustan es eso, los tíos sinceros. También es cierto que a lo mejor me están vacilando y no sé si es porque tengo los días raros o qué pasa, pero estoy bastante mosca. Estoy seria porque no me está gustando esto. Necesito aire fresco, necesito que sigan entrando chicos nuevos y chicos que me gusten.
La verdad que Gon es muy majo y me encanta, lo que pasa que tampoco he tenido muchas oportunidades de estar con él. Solo he tenido una cita con él, pero es un chico que me gusta. Es cierto que a mí me gustan más los chicos mayores que yo, de toda la vida. Siempre me han gustado cuatro, cinco o seis años mayores que yo, entonces con lo de la edad estoy un poco mosca, pero Gon es un chico que me gusta y que cuando habla, habla.
Con Jonathan he notado mucha evolución desde el primer día, pero lo que tiene que hacer es, en vez de enfadarse tanto, dejarse de tonterías de niño pequeño y centrarse en mí. Luego se quejan pero es que Iván lo hace, aunque esté enfadado con él, al final acaba estando bien conmigo y eso es lo que necesito, que cuando me enfado con una persona, que esa persona tenga la capacidad de volver a ponerme contenta, de tener una buena cita y de mostrar interés en mí.