Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se busca cárcel para Antonio Ortiz

Después de mucho rebuscar Instituciones Penitenciarias ha encontrado ya un módulo especial de unos 50 presos en una cárcel cercana a Madrid donde podrían trasladar en breve al presunto pederasta acusado de cinco violaciones a niñas y tres tentativas.
Provisionalmente ocupa una celda de Soto del Real con una pared acristalada situada en la planta baja de la enfermería junto a la consulta del médico. Un funcionario frente a una mesita no le quita ojo. Su único contacto con los reclusos son dos presos sombra que le acompañan a tomar el aire al patio de la enfermería,
Desde su ingreso las quejas de Antonio Ortiz han sido continuas. No está conforme con su alimentación, siempre en la celda, ya que él está obsesionado con las proteínas y para mantener su musculatura necesita los anabolizantes que ahora no tiene. Ha perdido volumen y sobre todo se lamenta de no poder realizar sus ejercicios cotidianos porque en la enfermería solo hay aparatos para rehabilitación. Las zapatillas le vienen grandes y no le devuelven los cordones para evitar que pueda acabar con su vida. Lógicamente al presunto pederasta no se le permite ir al gimnasio donde hay presos que ya han manifestado su intención de aplicar lo que ellos llaman la justicia carcelaria. Su imagen ha sido difundida y sigue llenando programas de televisión que en ese mundo de encierro y aburrimiento provocan excitación en forma de amenazas.
 El director de la cárcel de Soto estaba preocupado y había pedido el traslado del preso a otro centro penitenciario argumentando que la habitación especial acristalada que ocupa Ortiz era temporal. La  llaman celda para presos agitados y debería quedar libre por si algún recluso sufre un brote sicótico o una crisis. Pero no ha sido fácil que otros directores de prisiones quisieran un preso que general tantos problemas de mantenimiento. El director del centro espera que Instituciones Penitenciarias traslade ya a Antonio Ortiz aunque la intención es hacerlo con el mayor de los sigilos para que los presos de su nueva cárcel no se revolucionen antes de que llegue. La semana que viene el presunto pederasta tendrá ruedas de reconocimiento con las niñas.