Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Por mi balón... ¡me mato! La Roja reparte balones a la grada y se desata la locura

A ver, la idea mola todo: terminas tu entrenamiento ante un público entregado, en su mayoría menor de edad, y sabiendo que es muy posible que no los vuelvas a ver, te gusta despedirte teniendo un detalle con todos ellos. La selección, nada más terminar su partidillo, cogió unos balones y los lanzó a la grada con el socrorrido patapúm para arriba. El resultado, os lo podéis imaginar. Igual que si dejas unas entradas para el próximo concierto de Justin Bieber a la puerta de un colegio. Muy fuerte.  
MENOTTINTO