Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Será segura la madera?: Una preocupación y dos detalles de la visita de Iniesta

Empezaremos por el final, como en algunas películas de Tarantino. Iniesta salió del set de 'Los Manolos' en la Isla de Ré saludando a todos y cada uno de los allí presentes. Él es así, una oda a la normalidad.A esas alturas de la tarde, a las 15:40 aprox, Iniesta ya tenía el Balón de Oro que debió recibir hace seis años -se lo había entregado Manu Carreño hacía sólo unos minutos- y se llevaba de su visita televisiva una cesta llena de productos típicos de la isla para poder disfrutar con la familia. En esa despedida, saludados todos, a Andrés ya sólo le preocupaba una cosa y es que, por encima de todo, la salud es lo primero.
Por aquello de no desvelároslo todo en el post, os dejamos el desenlace en el vídeo. Ahí también podréis ver que Iniesta comparece ante las cámaras como sobre el césped, como si nada. Juega y habla con las manos en los bolsillos, como silbando, como si con él no fuera la cosa, pero sí va. Va en el campo y va en la televisión donde todos quieren tener la suerte que hoy ha tenido Manu Carreño. Ah, sus tobillos perseguidos por los rivales están bien, gracias. Vendados, tal y como ha confesado en directo el manchego, pero bien. Para dar fe de ello está el vídeo de un rato de televisión más en el centro de entrenamiento de la selección española que todos recordaremos por el empeño de Andrés Iniesta en convertirlo en un día más.