Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chernóbil: 28 años y nada ha cambiado

Chernobil, 28 años despuéstelecinco.es
El 26 de abril de 1986 algo cambió para siempre en Chernóbil. En la actual, y castigada, Ucrania, a 160 kilómetros de Kiev, se situaba la Central Nuclear Vladimir Ilich Lenin, que pasó a ser conocida mundialmente como la localidad que se encontraba a 18 kilómetros de ella. No era la ciudad que estaba más cerca, pero sí la más importante.  
Chernobil, 28 años después
Era sábado, como hoy, y ese día supuso un duro golpe para la Unión Soviética, a la que  le quedaba un quinquenio de vida.
Chernóbil tenía casi 50.000 habitantes en el momento del accidente. Era una región estratégica, con buen clima y tierras fértiles. Todo esto se fue al garete por culpa de la explosión nuclear, muy bien explicada en este artículo de 2006 de la Universidad de Alcalá de Henares.
La ciudad quedó devastada, y abandonada. Hospitales, colegios, comercios….todo quedo yermo, contaminado. Desolado. Tal y como muestras estás imágenes realizadas por el fotógrafo inglés Toby Bachelor.
Chernobil, 28 años después
Este 2014 se cumplen además sesenta años de la puesta en marcha de la primera central nuclear. Según datos de Ecologistas en Acción en estas seis décadas se han producido una treintena de accidentes, que alcanzan niveles de 3 a 7 en la escala INES de sucesos nucleares, que va de los niveles 0 (anomalía) a 7 (accidente grave). Los más graves y conocidos son el de Fukushima (Japón, 2011), Chernóbil (Ucrania, 1986), Harrisburg (EEUU, 1979) y Winscale (Inglaterra, 1954).
Una nube radiactiva surcó Europa y llegó hasta el norte de España y un territorio equivalente a la tercera parte de la península resultó contaminado con plutonio en Ucrania, Rusia y Bielorusia. El número de víctimas directas e indirectas alcanza los 200.000 muertos según la Academia de Ciencias Rusa y 165.000 según la aseguradora Swiss Re.
La zona sigue abandonada. Y la actual situación de Ucrania no ayuda a pensar que vaya a mejorar en breve.
Chernobil, 28 años después