Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wadi Rum, el desierto de Lawrence de Arabia

F.M.
Wadi Rum es una de las zonas más famosas de Jordania, el “desierto de las montañas” dicen las guías turísticas sobre la tierra del reino Hachemita. Allí se desarrolló gran parte del mito de Lawrence de Arabia. Era en sus arenas donde T.E.Lawrence, aliado de los árabes, luchaba contra la influencia del Imperio Otomano en Oriente Medio.
Lawrence, historiador y espía inglés, era el contacto del Imperio Británico junto a las tropas de Faysal, al que le uniría una amistad que duro toda su vida. Años más tarde se coronó rey de Siria e Iraq. Su hermano Abdullah fue el primer rey de Jordania.
La historia oficial ha querido que todos los honores de las victorias contra los turcos fueran para él. Su amor por el desierto lo dejó claro en su libro, “Los sietes pilares de la sabiduría”:

Esta tierra cruel puede hechizarte como no puede ningún clima templado

El calor es asfixiante en esta tierra dominada por los beduinos, dueños de Wadi Rum. En la actualidad todavía viven en el pueblo de Rum 800 personas, muchos dedicados al turismo. Trescientos de ellos mantienen como hogar las tiendas tradicionales de este pueblo nómada. Unas jaimas negras cubiertas con pelo de cabra que se han transformado en parte de la estampa de Wadi Rum.
F.M.
Este desierto es un precioso ecosistema con una gran variedad de vida salvaje, incluidas pequeñas poblaciones de lobo sirio, hienas rayadas y el ibis nubio. Además de muchos pequeños insectos, reptiles y pájaros que surcan su cielo azul durante la época de migraciones.
Lucen mucho más sus despeñaderos y montañas de arenisca formadas millones de años atrás. Sus colores y ambientes, como ocurre en Petra, los marca el sol.
Fernando Morales
Es en sus atardeceres, donde se pasa del rigor del sol al frío desértico el momento perfecto para disfrutar de su grandeza.
En la actualidad Wadi Rum es una maravillo paisaje protegido que cubre un área de 720 kilómetros cuadrados disponible para que cualquiera pueda disfrutar de su particular aventura. Espero que más tranquila que las de Lawrence….