Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con la cama a cuestas

Fácil de montar, una posibilidad para los viajeros que no quieran gastar dinero en alojarse.
¿Cansado de los malos hoteles? ¿Un timo la habitación compartida en ese hotelucho que reservaste por Internet? Llévate el hotel a cuestas.
Al menos eso es lo que proponen desde MiniMotel. Creada por Frank Giotto, esta casa es perfecta para los mochileros. No tanto por las aventuras del viaje, sino por lo que se sufre hasta que se llega al destino final. Este americano se cansó de cargar en su espalda las cancelaciones y retrasos de numerosos vuelos, “muchos de ellos como resultado de las medidas de seguridad tras el 11-S”.
Después de esta apologia del peligro de la vida de un viajero propone su “mini motel” como solución para todos los males. Un lugar donde los hombres de negocio puedan pasar una buena noche. Y así, prosigue con cierta inocencia Guetto, “llegar a las reuniones de trabajo relajado y como nuevo”.
Aunque este era su origen, la capacidad inventiva de los compradores ha hecho que sirva para muchas experiencias mucho más divertidas. Su precio (50 dólares) y su ligero peso (2,1 kilos) hacen que esta mezcla de colchoneta hinchable y tienda de campaña se haya convertido en todo un éxito.