Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los indios Navajo se apuntan a los casinos

Los indios Navajo son los más numerosos en América del Norte. Nómadas en origen, viven en la zona sudoeste de EEUU. Su actividad económica está basada en diversas empresas dedicadas a la minería y a productos de artesanía como alfombras, joyas, orfebrería…hasta ahora.

En la ciudad de Nuevo México llamada Church Rock van a montar un casino. El primero construido en territorio navajo. La zona tiene mucho encanto para los amantes de los viajes dado que estará situado sobre la Ruta 66, también conocida como la calle principal de América.
La comunidades nativas de EEUU son muy activas en el mundo empresarial y del juego. De hecho los indios seminolas son los dueños de las cadenas de restaurantes Hard Rock desde diciembre de 2006, gracias, entre otros negocios, al juego. La apertura de casinos es un negocio habitual en otras tribus americanas. Los Navajo han sido los últimos en subirse a este suculento pastel. Una tasa de pobreza y desempleo que alcanza casi al 50% de su población, cifrada en casi 200.000 personas, les ha terminado de convencer. El objetivo está en conseguir unos ingresos para la Nación Navaja de más de 32 millones de dólares anuales, una quinta parte del total del presupuesto de la tribu.
El casino ha sido construido teniendo en cuenta la idiosincrasia de la tribu. Su nombre, Fire Rock, fue elegido entre una docena de ellos valorando su ideosincrasia y el entorno donde se iba a construir el casino. Cuentan con un horario eternamente abierto y que la gente "pierda su dinero" en sus 472 maquinas tragaperras, sus ocho mesas de juego, sus cinco mesas de póker y su sala de bingo. Además de dos restaurantes.
Si todo va bien abrirán uno más en Nuevo México y otros cuatro en Arizona.
Una proyección de como esperan que sea el casino.