Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Necesitas un chico de la limpieza? ¿Tienes algo que está sucio? Better call Iván

Ivántelecinco.es
¿Que nuestros tronistas no estudian? ¿Que solo saben hacerse selfies en el espejo del baño? ¿Que el trono se les sube a la cabeza? Pues sinceramente un poquito, pero la vida da muchas vueltas y hay veces que los viceversos nos dejan con la boca abierta, le dan un ‘zasca’ en toda la boca a todos los que les critican y demuestran que no se les caen los anillos por nada. Y es que, cualquiera no deja un trono bien acolchadito y un montón de bolos para irse al otro lado del mundo a limpiar “kakita”. ¡Nuestro Avatar se ha ido a Australia!
El pasado quince de marzo, nuestro tronista azul decidió romper con su vida en el mundo de Pandora y cambiar el nombre de sus redes sociales. Un gesto que marcaba un antes y un después en la vida del viceverso y daba el pistoletazo de salida a su nueva aventura.
Un letrado con un nivel raspadito de inglés, no tenía pinta de que se fuera a comer el mundo e Iván se dio cuenta a tiempo para ponerle solución y decidió dar un giro radical a su vida, y comenzar a vivir su propia aventura australiana. ¿Por qué Australia? Pues os podríamos dar las treinta razones que el extronista gritó a los cuatro vientos en su canal de vídeos, pero así por resumir os podemos decir que Iván está deseando acariciar un canguro, viajar barato a Asia, aprender inglés y surfear, surfear y surfear.
Tras muchos preparativos, despedidas e inmortalizar los minutos previos a su último bolo…
Iván se subió a un avión y veintiocho horas después cumplió su sueño.
Tras la emoción inicial y no parar de flipar en unas cuantas horas en el “Surfers Paradise”, nuestro viceverso comenzó a enfrentarse a la dura realidad de estar a miles de kilómetros de su hogar y tener que buscar trabajo y alojamiento. Pero como a nuestros chicos no se les caen los anillos ante nada, Iván ya lo ha conseguido. Ha dejado un cochambroso hostal para vivir en un apartamentillo, se ha convertido en la señora de la limpieza de un hotel y ya está a tope con su curso de inglés. ¡Ánimo Iván que lo peor ya ha pasado!