Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

LA LUZ DE L'ESTAQUE

El paseo de hoy es para los amantes de la pintura. Para aquellas personas que aprecien especialmente la luz de los sitios y los recuerdos que dejan los genios en ellos. Hay un barrio en Marsella que guarda toda ésta magia: L'Estaque. Entre finales del siglo XVIII y principios del siglo XX, fue escenario de un periodo crucial para la historia del arte, porque aquí se instalaron famosos pintores impresionistas y postimpresionistas.
L'Estaque es pequeño y marinero...Tranquilo, sereno y dicen los artistas que tiene una luz ideal para pintar. Para guardar instantes y paises para la eternidad. El camino de los pintores es fácil de encontrar. Se ve nada más llegar. Sobrevuela todo el pueblo.
¿El primer sitio en el que hay que comenzar el recorrido? Se llega casi sin buscarlo...Es el puerto. Aquí le tenéis como es ahora mismo...
...Lleno de barcos, como casi todos los puertos de la zona porque en Marsella navegar no es un lujo. Según me contaron, la clase media puede pagarse perfectamente éste "lujo" que tanto placer produce. Un pequeño barco y una salida al mar es el deporte favorito de los marselleses.
Ahora voy a enseñaros cómo era el puerto visto por Braque. La luz de L'Estaque es brillante e intensa, igual que los colores del cuadro. Alegres, fuertes...Otro de los grandes hombres que pasó aquí largas temporadas fue Paul Cézanne, que se instaló cerca de la iglesia. Desde su ventana veía el mar
Y sin salir de su alojamiento dió forma a ese sentimiento transformándolo en un cuadro maravilloso que hoy vale millones.
Cada rincón del pueblo marinero encierra autenticidad y esplendor. Es difícil encontrar  sitios que no hayan sido inmortalizados por éstos genios. Por ejemplo, uno de los que más me sorprendió. El acueducto, que fue pintado por varios artistas.
Hoy resulta difícil encontrarle la parte artística teniendo en cuenta que la modernidad se ha impuesto y se ven hasta cables de luz.
Pero en la época no era así y mirad que composición logró Braque.¡ Impresionante!,¿ verdad?. Repito, es un paseo muy bonito para aquellos que os guste el arte. Sólo una recomendación. Bueno, o quizá dos. Si lo hacéis en verano aprovechad la primera hora de la mañana o la última de la tarde. El calor es muy intenso y podéis llegar a pasarlo mal. Y la segunda, aprovechad ya que estáis para comeros un "chichis fregis"
Los de aquí tienen mucha fama. Cómo, ¿que no sabéis lo que es un chichis fregis?!!. Tranquilos, yo también es la primera vez que lo oía. Son una especie de churros rellenos absolutamente deliciosos. De verdad. ¡Te chupas los dedos!