Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salzburgo y el espíritu de Julie Andrews

Salzburgo y el espíritu de Julie Andrewstelecinco.es
Sobrevuela la ciudad igual que los centenares de turistas que llegan buscando los lugares en los que se rodó uno de los musicales más famosos de todos los tiempos. ‘Sonrisas y lágrimas’ colocó a Salzburgo en el mapa de Hollywood hace 52 años, pero todavía hoy son miles de turistas los que recorren sus calles y plazas buscando el espíritu de Julie Andrews y de la familia Von Trapp que nos conquistó a todos. Ahora Julie Andrews no puede cantar…En el 97 le extirparon unos nódulos benignos y su garganta dejó de emitir esos sonidos tan privilegiados con los que todos hemos soñado alguna vez. No canta, pero para eso tenemos sus películas…
a
Vamos a pasearnos por ese Salzburgo monumental y fascinante, coreando todas esas melodías que hemos oído mil veces porque si hay algo que ha quedado de ‘Sonrisas y lágrimas’ es una música universal que cualquiera puede repetir . ¿Creéis que exagero? Haced la prueba en la calle o con vuestros amigos y veréis…Comenzamos por la canción quizá más mítica…Recordad la melodía...
'''DO, trato de varón
RES, selvático animal
MI, denota posesión
FAR, es lejos en inglés
SOL, ardiente esfera es
LA, al nombre es anterior
SI asentimiento es
Y de nuevo viene el DO, DO, DO, DO…'''
Casi podemos ver perfectamente a la novicia María y a los niños moviéndose felices por las escaleras de un hermoso jardín…Un jardín que todavía hoy se conserva y que mantiene intacto su encanto, es el de Mirabell que corresponde al Palacio del mismo nombre. De estilo barroco, fue construido en 1606 a las afueras de Salzburgo por el Príncipe-Arzobispo Wolf Dietrich Raitenau para su amante Salome Alt. De la figura de Príncipe-Arzobispo hablaremos después, baste ahora decir que este era un puesto de enorme poder.
a
Cuando Raitenau fue expulsado, su querida tuvo que abandonar el lugar y es entonces cuando tomó el nombre con el que actualmente le conocemos, Mirabell, que desciende de italiano ‘mirabile’, maravilla. Después de haber visualizado a la monja María y a los 7 niños correteando alrededor de la espectacular fuente del caballo, buscad a la derecha un jardín mucho más pequeño: es el de los enanos.
a
Se trata de un peculiar parque lleno de estos seres que poblaban las cortes del siglo XVII y XVIII. Acordaros de Velázquez y de sus cuadros…Pues a ellos está dedicado este delicioso espacio que es una burbuja de paz dentro del habitual ajetreo del parque italiano. Ahora es fácil que os encontréis alguna boda en la puerta del edificio porque es el último ‘grito’ entre los novios. Claro que casi es normal porque pocos lugares tan elegantes, magníficos y típicos como éste…
I HAVE CONFIANCE IN MI
Sabéis que María tiene dudas sobre su vocación y las Hermanas del convento incluso lo discuten entre los muros de la Abadía de Nonnberg, perteneciente a la orden benedictina y fundada en el 714 por San Ruperto. Es el convento femenino más antiguo de los países germanófonos, aunque lo que nos interesa fundamentalmente en nuestro recorrido es la verja de la entrada. Visualizad a Julie-María o María-Julie, como queráis, traspasándola y cantando…
'''Qué me reservará la suerte?
Leer en mi porvenir quisiera
Algo maravilloso
Tal vez sea en el mundo vivir
…bailar en mi alma de piedra'''
Son las dudas de una novicia que va a buscar una vida en el mundo real. Frente a la verja de hoy en día siempre hay turistas, fans del musical que cantan a pleno pulmón las notas de las canciones compuestas por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II.
a
 Tras la verja existe una ciudad, Salzburgo, que se muestra en el film en todo su esplendor: primero en el mirador por el que desciende la actriz y después llegando a la fabulosa Residenz Platz, la plaza más grande de toda la ciudad. Frente a ella, el Palacio de los Príncipes-Arzobispos, los auténticos gobernantes políticos y eclesiásticos del lugar desde 1278 hasta 1803. Estos jerarcas son los artífices de la transformación urbanística de la ciudad. Conocían Roma y se empeñaron en dejar atrás la Edad Media para transformar Salzburgo en una auténtica villa burguesa de estilo italiano. Es entonces cuando se comienzan a construir estas grandes plazas con edificios y fuentes barrocas como la que nos muestran en el film. El espacio, abierto y monumental, es, posiblemente uno de los mejores para hacer una parada. Además de cafés y muchos comercios, en Residenz Plazt se ve desfilar coches de caballos de los que parece que se va a bajar una noble de la época de Mozart …  
a
María sigue su camino hasta la mansión Von Trapp  y acaba en una vereda en medio del campo, la ‘Hellbrunn Alle’, que todavía existe y por la que circulan los ‘locos’ de ‘sound of de the music’ pedaleando en su bicicleta mientas oyen a toda pastilla las canciones del musical…¡Parecen muy felices!.
a
Nuestro siguiente destino, el que aparece al finalizar ‘I confidence in me’, ‘Tengo confianza en mi’, es la ‘Frohnburg Palace’ cuya fachada fue grabada para ilustrar el exterior de la mansión. A pesar de los años transcurridos, más de 50, conserva intacto su aire regio y aristocrático. Ahora es la ‘Universitat Mozarteum’ que acoge a estudiantes.
MY FAVORITE THINGS
Ya metidos en harina y con los niños decididos a ‘chotearse’ de su nueva institutriz ,una noche de tormenta aparece la excusa perfecta para interpretar ‘my favorite things’,
'''Muchos colores
Un pastel de manzana
Pinos enormes y muchas campanas
Aves que pueblan en grupos sin fin
Son esas cosas que me hacen feliz'''
…Canción que Fraulein María retoma en el jardín posterior del palacio de los Von Trapp, cuando vuelve tras haber huido por miedo a sus sentimientos…Ese exterior pertenece al Leopoldskron, donde también se graba la imponente recepción y alguno de los juegos que comparten con los niños. Aunque quizá la escena más hilarante es esa en la que los menores caen de la barca al ver emocionados que su padre ha vuelto tras varios días de ausencia. Cuentan que uno de los niños no sabía nadar. Julie Andrews tenía que rescatarla nada más caer al agua, pero como lo hizo del otro lado, la niña quedó a merced de la corriente y se llevó un susto de miedo…
a
Volvamos al Palacio, que fue construido en 1736 como residencia familiar por el Príncipe-Arzobispo Leopold Anton Freihen Von Firmian, con éste nombre queda claro que el señor en cuestión no pertenecía al pueblo llano…Hoy en día es un maravilloso remanso de paz sólo alterado por los turistas y sus cámaras...
a
SIXTEEN GOING ON SEENTEEN
El caso es que fuera del Palacio la vida seguía su curso para Liesl, la hija mayor del Capitán, que se enamora del joven cartero después convertido en simpatizando nazi…
'''Tienes 16, cumplirás 17 siendo así
Debes de discurrir
Hazte valer, presiente el engaño
Es fácil de sucumbir'''
a
El dúo musical, igual que el primer beso de los protagonistas, se graba en una preciosa pérgola de Hellbrunn. Las fotos son constantes porque los ‘tour’, que duran 4 horas, repletos de autocares hasta los topes, no dejan de sucederse. Los reconoceréis por la enorme imagen del cartel de la película que envuelve su carrocería exterior. Están repletos de personas de todas las partes del mundo, pero sobre todo orientales y norteamericanos que recorren miles de kilómetros para disfrutar la ruta de los personajes que les hicieron felices.  
a
El Cementerio de San Pedro es otro de los puntos clave de vuestra visita. Sirvió a toda la familia para esconderse antes de ser capturados por los nazis y es un hermosísimo Camposanto en el que se llevan flores a diario.Por último, recordemos la huida de los Von Trapp…
EDELWEISS
'''Edelweiss
Edelweiss,
Cada mañana me saludas
Pequeña y blanca
Limpia y brillante
Pareces feliz de recibirme'''
Esta sencilla canción de corte nacionalista, ‘Edelweiss’ es la elegida para participar en el concurso de canto previo a la escapada. La escena transcurrió en un edificio que todavía existe, la Summer Riding School. Nadie lo diría, pero Cristopher Plummer confesó años más tarde que estaba borracho cuando la rodó. El actor  odiaba la historia y nunca se sintió cómodo con ella así que durante el rodaje se dedicó a comer y beber. El Capitán Von Trapp odiaba el argumento porque le parecía cursi y almibarado , pero el resto del mundo lo adoraba, convirtiéndolo en la tercera película más vista de la historia.
a
El tiempo ha pasado y el amor por la cinta no ha disminuido, al contrario... Todos sus fans sabemos que siempre nos quedará Salzburgo, la ciudad en la que se rodó la historia que tan felices nos ha hecho.