Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Verónica, una tatuadora y dueña de una sex shop que busca un cambio por su hija

"Pensé que no me hacía falta, pero cuando tu hija te dice que quiere que cambies…", ha dicho entre lágrimas Verónica mientras pedía el cambio. Tatuadora y dueña de un sex shop en su pueblo, ha convencido a los estilistas, que quieren que su hija siga viendo a su madre como una "pintas", pero que esté cómoda con una nueva imagen. Natalia, la favorita de su hija, ha sido quien ha ganado en los alegatos.