Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jesús, abandonado por Yoli

Aunque el infiel por naturaleza es Jesús, Yoli parece harta de sus aventuras extramaritales y decide devolverle la moneda por lo que le abandona en la República Dominicana. Sin embargo, Jesús no lo superará y sufrirá una neurosis recurrente. Ni un segundo viaje podrá obrar el milagro en su matrimonio.
Jesús ha descubierto las ventajas de las pulseras de los hoteles con 'todo incluido'. Acaba de volver de unas vacaciones paradisíacas en la República Dominicana durante las que parece haber olvidado por completo a su mujer a pesar de que dormía junto a ella en la cama del hotel. 
Tan sólo era capaz de repetir: "unas tías, unos pelotazos...". Se lo repite a Julián, a Benito... Hasta Antúnez está harto de sus maravillosas vacaciones. Por fin, deciden consultar a un experto: el psicológo de la oficina, Juan Luis. Este no dudará en diagnosticar una neurosis recurrente.
Pero al final descubrirán la verdad: que es tan sólo una forma de engañarse y es que su mujer desapareció el primer día junto a un guapo y atractivo mulato. Tan preocupante es su estado de salud que Antúnez se ofrecerá a pagarle de nuevo unas vacaciones y propiciar así la reconciliación del matrimonio.
A su vuelta del segundo viaje Jesús parece recuperado incluso asegura que tras las vacaciones en el Caribe decidieron irse a una casa rural para seguir disfrutando de su amor. Sin embargo, Jesús sólo puede habalr del cordero y el vino, parecen tan deliciosos que no puede hablar de otra cosa lo que, sin duda, es sinónimo de infidelidad de nuevo. Julián sólo podrá ofrecerle su casa para que pase un par de noches.