Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noemí: “Yo era la concursante. Me ha parecido injusto que metieran a mi madre"

Noemi era la favorita indiscutible de la audiencia, pero los últimos finalistas iban a decidirse dentro del campamento, con los dos últimos juegos del concurso. Tras perderlos y quedar fuera de la 'finalísima', la ex GH y su madre están que trinan y piden justicia en el plató de Telecinco.

Eran tres los semifinalistas, pero sólo podían quedar dos. Los últimos exploradores  que quedaban en Gredos - Jeyko, Noemí y Montalvo- debían encontrar en una piscina de barro las piezas necesarias para formar la palabra ‘finalista’. Así, José Manuel Montalvo fue el primero en clasificarse para optar a ganar ‘Campamento de verano’.
Para el segundo reto se requirió la ayuda de las madres de Noe y Jeyko (que habían venido a recoger a sus pequeños al final del 'campa') en un juego de pizarras muy similar a aquel ‘Su media naranja’ que triunfó en los albores de la historia de Telecinco. Jeyko llevaba la delantera y se buscaba la relación entre la cabeza de Kiko Matamoros y lo que hizo Noemí en la limusina en uno de los momentos estelares del concurso. Ambas mamás sabían la respuesta, pero la palabra clave era “calvo” y ninguna contestó correctamente.
De esta forma Noemí decía adiós a sus aspiraciones a ganar 'Campamento de verano' sin que la audiencia pudiera decir esta boca es mía. Lita, la madre, no daba crédito a lo que estaba ocurriendo “por su culpa”. Tampoco Jeyko, flamante finalista que, con lágrimas en los ojos y en un alarde de deportividad, opinó que aquello le parecía injusto: “Creo que deberíamos haber hecho que el público votase desde el principio y me parece injusto por ellos. Podría estar en su situación. Estoy contentísimo de ser finalista, pero me duele por ella”.   
La postura del programa
A su llegada a Telecinco, Noemí seguía indignada de que toda la responsabilidad de su paso a la final hubiese recaído en su madre: “Yo vine concursando sola. Yo era la concursante y me ha parecido injusto que metieran a mi madre en esa prueba final”.
Joaquín en Prat, en nombre del programa, quiso zanjar la cuestión, al menos por el momento: “Nos ha pareció adecuado una competición en la que competías al lado de tu madre igual que hacía Jeyko… Aquí los que deciden el reality somos nosotros. Si quieres guerra, el jueves en el debate te doy la guerra que quieras”.
Su relación con Montalvo
Montalvo, después de Pedre, fue el principal y a veces el único apoyo de Noemí dentro del concurso, pero ahora, la joven, alberga sospechas de que podría haber sido utilizada por ‘el padrino’: “Montalvo es jugador. No sé si me ha utilizado. Dudo si va a seguir siendo mi amigo fuera de las puertas del campamento”.
Noemí hace balance de un campamento que quizás la ha hecho evolucionar como persona: “Lo mejor de esta experiencia es el saber, el autocontrol, el respirar 10 o 20 veces para decir las cosas bien y no recaer. Lo peor es ver que hay gente en el mundo que no ve a su alrededor”.