Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Hecho para matar (1ª Parte)'

El C.S.I. abre una nueva investigación, cuando uno de los bailarines del Circo del Sol descubre el cuerpo sin vida de una mujer en el escenario principal. Los forenses llegan al lugar y descubren que el cadáver ha sido trasladado fuera del recinto circense, medida tomada por la dirección del circo para evitar la publicación de noticias negativas sobre el fatal incidente. Catherine y Grissom no logran identificar a la víctima y el director del espectáculo les asegura que la mujer no forma parte del equipo de producción del circo. El jefe del C.S.I. observa varias rayas verdes en el vestido de la fallecida y solicita la cinta de la cámara de seguridad.
En el laboratorio, el doctor Robbins determina que la víctima falleció debido a un traumatismo craneal. Catherine descubre callos en las manos y pies de la mujer, que le llevan a pensar que podría tratarse de una bailarina, mientras que Hodges confirma que la muestra de color verde son restos de espuma floral. Grissom recuerda entonces que el director del circo comentó que una joven entró al recinto llevando flores.

Posteriormente, Nick descubre que la víctima se llama Celia Noel y halla varias entradas de distintos espectáculos circenses en su monedero. Tras escanear las facturas de la tarjeta de crédito de Noel, el forense interroga a Arnie Clifton, un hombre que llevó a la mujer al espectáculo “Zumaninty”. El sospechoso asegura a los investigadores que él nunca acompañó a Celia al Circo del Sol. Horas después, Catherine y Nick acuden a un bar para tomar una copa. Cuando un desconocido pide al camarero que le ofrezca una bebida a Willows, ésta declina la invitación. La mañana siguiente, la forense descubre atónita que se encuentra en la habitación de un motel semidesnuda y con signos de haber sido violada. Tras regresar al laboratorio, Grissom se sorprende al recibir una réplica en miniatura del escenario real de un crimen que tendrá que procesar.