Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mercado de carne

Keppler extrae un paraguas del cadáver calcinado. "Mala suerte", diceTELECINCO.ES
 Un paraguas en el estómago
En este capítulo, el examen preliminar del cuerpo carbonizado de un ex-presidiario parece indicar que se trata de un accidente laboral hasta que el doctor Robbins descubre en su interior  un paraguas y otros utensilios, así como profundos cortes en la pelvis y en el cuello del fallecido. Además, el patólogo forense constata que el asesino le robó al desdichado los huesos y los tejidos dejándole los riñones, el corazón y el hígado.
¿Realmente existe el tráfico de órganos?
Aunque la ficción situá el crimen cerca de México y lo adorna de multitud de detalles escabrosos, los cierto es que el robo de órganos es una práctica real y relativamente común en países en vías de desarrollo. Principalmente existía en la India, país al que viajaban numerosos pacientes ricos de Alemania y sobre todo Italia para trasplantarse en condiciones nada seguras y sin las más mínimas garantías, con riñones comprados de personas extremadamente pobres.

Ha sido también frecuente en Filipinas, Hong Kong y la China, países en los que los menos favorecidos venden un riñón por sólo mil dólares a ricos procedentes principalmente del Japón. En menor grado también existe en muchos países del norte de África y sobre todo en Egipto, en los que con frecuencia en la prensa se leen anuncios de oferta de riñones por parte de personas desesperadas por la pobreza, beneficiando a ricos desesperados por seguir viviendo.
En algunos países de América Latina, como Bolivia, en los que coexiste la extrema pobreza con la injusticia social y la falta de atención por parte del estado para cubrir las necesidades básicas de la población, incluyendo el tratamiento dialítico para sustituir la función renal perdida, los ricos también publican anuncios en la prensa solicitando riñones que son ofertados por personas agobiadas por la pobreza. Y de la misma manera, estas personas desesperadas por satisfacer alguna necesidad básica con dinero, publican anuncios en la prensa bajo el título de "Dono Riñón" tratándose en la realidad de la oferta de un riñón para la venta.