Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Perdiendo los estribos'

La vida de Horatio en grave peligroARCHIVO TELECINCO
El doble asesinato de un traficante de munición y de la nueva patóloga forense del departamento centran el último capítulo de la sexta temporada de 'CSI Miami'
En el capítulo titulado 'Perdiendo los estribos', el cuerpo de Manny Ortega aparece en una calle de la ciudad tras haberse precipitado de la ventana del décimo piso de un edificio. Cuando los investigadores llegan al escenario junto a Shannon Higgins, la nueva patóloga forense, se producen varios disparos. Mientras los efectivos del C.S.I. tratan de ponerse a cubierto, Higgings recibe un impacto mortal. Poco después, ambas víctimas son trasladadas al laboratorio forense, donde el doctor Thomas Wellner lleva a cabo la autopsia.
Mientras tanto, Horatio se reúne con Evan Caldwell, un agente federal infiltrado que le informa que estuvo investigando a Ortega, un hombre que buscaba compradores de munición ilegal. Las balas halladas en la escena del crimen llevan a los investigadores hasta Brad Gower, que vendía munición vieja al ejército estadounidense para que éste la distribuyera a su vez entre las tropas aliadas.
Posteriormente, el C.S.I. descubre que Gower acorraló a Ortega, porque creía que éste le engañaba suministrándole balas oxidadas y que cuando Brad le apuntó con su pistola, Manny saltó por la ventana. Gower confiesa además que disparó a Ortega y mató accidentalmente a Higgings. Cuando Horatio y Tripp arrestan a Gower y se disponen a llevarlo a las dependencias policiales, se produce un inesperado tiroteo que acaba con la vida del sospechoso.
Los resultados de la autopsia revelan que el cuerpo de Brad presenta un orificio de bala de entrada y 12 de salida, por lo que los forenses sospechan que el asesino utilizó la misma munición que Gower intentaba comprar a Ortega.