Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Viaje eléctrico'

El CSI acude al escenario donde yace Kathy Meyers tras fallecer electrocutada con unos cables de arranquetelecinco.es
Una solución oftálmica que provoca una ceguera temporal es el método utilizado por un asesino en serie para reducir a sus víctimas. Poner fin a la cadena de crímenes cometidos por el sujeto constituirá el objetivo prioritario de los forenses en el nuevo capítulo de 'CSI Miami' que Telecinco emite el lunes 2 de noviembre, a partir de las 22:30 horas.
En el episodio, el C.S.I. acude al escenario donde yace Kathy Meyers tras fallecer electrocutada con unos cables de arranque. La doctora Price descubre que los ojos de la víctima están excesivamente dilatados, por lo que realiza un frotis a Meyers para que Calleigh pueda analizarlo. Tras analizar la muestra, Duquesne descubre que una elevada dosis de ciclopentolato cegó a Kathy. Natalia relaciona este hallazgo con el de una víctima anterior, Allison Novell, que recibió el mismo tratamiento ocular recetado por el doctor Max Paulson.
Horatio y Tripp visitan al facultativo, que niega su implicación en el crimen de Meyers. Poco después, Delko halla un informe médico realizado hace ocho meses, que incluye un tratamiento de una dilatación de la pupila para provocar una ceguera temporal a Jessica Davis.
Poco antes de que el jefe del C.S.I. comience a interrogar a Jessica, Dennis Chilton, su marido le informa que acaban de diagnosticar a su esposa un cáncer de mama terminal. La mujer explica a Caine que hace ocho meses alguien la golpeó dejándola inconsciente y despertó en la calle poco después junto a un desconocido. Davis está convencida de que alguien intentó secuestrarla.
En la sala de autopsias, Delko sospecha que el asesino introdujo a la fuerza el ciclopentolato en los ojos de Kathy. Tras fotografiar a Meyers con una cámara de infrarrojos, el forense descubre marcas de estrangulamiento en el cuello de la víctima.