Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Ya basta'

Evitar que un forense y seis técnicos de laboratorio sean despedidos mientras intenta esclarecer el asesinato de tres letrados que iban a intervenir en un juicio: éste es el doble objetivo que se marcará Mac Taylor en el nuevo capítulo de 'C.S.I. Nueva York', que Telecinco emite el lunes 12 de octubre, a partir de las 23:15 horas.
En el episodio, una extraña serie de asesinatos acaba con tres adictos a las drogas: Luther Stockton es hallado muerto de un disparo en la cabeza mientras contaba una gran cantidad de dinero en su apartamento; Duckens LaBranche recibe un disparo mortal en su coche mientras esnifaba cocaína del pecho de su novia; y Nathaniel Gates es abatido de un disparo cuando se encontraba en el club Jaye rodeado de varias mujeres. Mientras tanto, Adam informa a Mac que tendrá que dejar su trabajo en el laboratorio debido a un recorte presupuestario. El jefe del C.S.I. tranquiliza al forense asegurándole que intentará solucionar el problema.
Tras efectuar la autopsia a las tres víctimas, los investigadores descubren ue los fallecidos son los abogados defensores en un importante caso que se juzgará próximamente en los tribunales.
Mac informa al juez de la muerte de los letrados y posteriormente se reúne con Mickey Donovan, el abogado de Nathaniel, que está convencido de que Petrix Derosier podría estar detrás del triple crimen. Tras recoger las balas del apartamento de Stockton y las del club, los forenses descubren que coinciden con las utilizadas para matar a Kill Kenneth hace un año, caso judicial en el que iban a participar los tres abogados.
Por otra parte, Hawkes descubre en el dinero de la primera víctima restos de PCP, albuterol y otros componentes químicos. Flack y Danny visitan a Petrix, quien les asegura que los fallecidos solían combinar dichos elementos.
De regreso en la oficina, Mac descubre que la labor de Adam y de otros seis técnicos del laboratorio podría finalizar debido a un importante problema administrativo.