Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Todo queda en familia'

Dos asesinatos conectados por un dienteARCHIVO TELECINCO
En el capítulo titulado 'Todo queda en familia', los forenses acuden al escenario en el que yace el cuerpo sin vida de Emily Miller, una joven asesinada de un disparo mientras elegía flores en una floristería. Los testigos informan a los agentes que ignoran el lugar de procedencia del disparo. Mientras examina el cadáver, Hawkes descubre un fragmento de diente en la herida de Emily que resulta no ser de víctima. El patólogo forense sostiene que el disparo se produjo desde una zona elevada, mientras que el jefe del C.S.I. relaciona un trozo de piedra con la gárgola rota de un edificio cercano. Cuando a Flack le informan que se ha producido otro asesinato en un inmueble cercano, los investigadores están convencidos de que ambas muertes están relacionadas.
La nueva víctima es William Riverton, un reconocido juez del tribunal de familia que ha sido encontrado muerto en su apartamento. Cuando los investigadores procesan el escenario, observan que la entrada no ha sido forzada. La cabeza de Riverton presenta una herida de bala y uno de los dientes está astillado. El resultado del análisis del diente encontrado en Emily coincide con el ADN del magistrado, evidencia que demuestra que los dos asesinatos fueron cometidos por la misma persona.
Como Danny no acude al trabajo, Flack acude a su apartamento a buscarlo. El detective encuentra allí el programa del funeral de Rubén Sandoval y la funda de su pistola. Flack sospecha que su compañero sigue la pista de Ollie Barnes, el responsable de la muerte de Rubén. Tras localizar a Danny en el edificio de Depósito de Fianzas, éste explica a Flack que Rikki, la madre de Rubén, le ha robado su arma reglamentaria para poder así acabar con Ollie.