Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sentencia de Isabel Winkels

El ordenamiento jurídico ante todo prima el bienestar de los hijos y es el interés más digno a ser protegido. Los niños no pueden estar bien teniendo  un padre que viaja y que les deja al cargo de una cuidadora y de una madre que cuando se queda con ellos no está dispuesta a suplir ese tiempo que el padre le deja. Por eso Isabel Winkels acuerda una modificación de la medida de custodia compartida a custodia exclusiva de la madre, aunque ahora Nacho deberá  entregar una pensión mayor a Lourdes.