Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sentencia de Darío Jurado

Este caso tiene que ver con el artículo 192 del Código Civil que trata sobre la repartición de alimentos entre parientes. Entendiendo como alimentos la prestación debida entre parientes próximos cuando quien la recibe no tiene la posibilidad de subvenir a sus necesidades. Es decir, Conchi está en la obligación de acoger a su hijo en casa, pero no tiene obligación alguna de hacer lo mismo con la novia de este ya que es dueña al cien por cien de casa.