Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Debe una portera delegar alguna de sus funciones en su pareja?

Elisa lleva 15 años ejerciendo como portera en una comunidad de vecinos y ahora su permanencia en la portería está en peligro: el presidente del edificio le ha advertido que los inquilinos no quieren que su pareja realice algunas de las tareas que le corresponden a ella por contrato. Elisa se defiende diciendo que su novio sólo le ayuda esporádicamente.
El caso
Florentino, presidente de una comunidad de vecinos, ha acudido a 'De buena Ley' para denunciar la situación que tanto él como el resto de los inquilinos están sufriendo por culpa se su portera. "Elisa lleva 15 años en el edificio y todos estamos muy contentos con ella pero no queremos que delegue en su novio algunas de las tareas que ella misma tendría que hacer.Él no nos gusta porque es un impresentable, va com muy malas pintas y creemos que tiene un pasado relacioonado con las drogas.La comunidad no quiere que haga ningún tipo de trabajo y si Elisa necesita ayuda para cambiar una bombilla o cualquier otra cosa es a mí a quien se lo tiene que pedir. Si el chico no se va, entonces trendrán que irse los dos".
Elisa no da crédito a lo que está ocurriendo en su vivienda. "Si me quieren a mí también tienen que querer a mi pareja. Él sólo ma ayuda esporádicamente , lo que pasa es que las mujeres del edificio tienen envidia porque le miran mucho. Es muy bueno, tiene un corazón de oro y me trata muy bien. ¿Qué quieren, que esté deprimida como cuando estaba con mi ex marido? Es mi novio y le defiendo a capa y espada".
La opinión del público
El público asistente se ha divido en dos, aunque la mayoría de ellos se ha posicionado al lado de Florentino, el presidente de la comunidad.Una mujer le ha dicho a Elisa que "es muy simpática pero" pero que "no puede imponer a sus vecinos la presencia de su novio en el edificio como si fuera un portero más. Y, sin pelos en la lengua, le ha preguntado: "Si el chico ya se me en tu cama, ¿para qué quieres más?".
Otros piensan que tanto Florentino como el resto de los vecinos se están metiendo en la vida privada de la portera, aunque Gustavo Larraz, el mediador del programa, ha dejado claro que eso no es así.
El veredicto
Después de haberlo metido bien al no haber ningún atisbo de acuerdo, Larraz ha fallado a favor del presidente de la comunidad. " Habiendo quedado claro que los vecinos respetan absolutamente intimidad de Elisa, tengo que decir que el novio de la misma no tiene por qué realizar ningún tipo de labor dentro del inmueble porque no está así especificado en el contrato". La portera no se ha quedado conforme y ha respondido con un "arrieros somos y en el camino nos encontraremos".
Por suspuesto, ésta no es una 'sentencia' que tenga que ser aplicable de forma oblifgatoria como sudecería en un jucicio real, sólo es una orientación legal que puede ayudar a las partes a resolver sus problemas.