Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier de Lózar: "Nunca había trabajado en televisión y tengo mucho que aprender"

Javier de Lózar es el nuevo árbitro de 'De buena ley'. Es licenciado en derecho por la Universidad San Pablo CEU de Madrid y miembro de AEADE (Asociación Europea de Arbitraje de Derecho y Equidad). A partir de ahora se encargará de mediar, junto con Gustavo Larraz, Isabel Winkels y Emilia Zaballos, en los conflictos ciudadanos que lleguen al programa.
Es una de las recientes incorporaciones de 'De buena ley' y para él haber entrado en el mundo de la televisión es toda una experiencia. "Nunca había trabajado en un medio de comunicación y la verdad es que creo que soy mucho más pesado que mis otros compañeros. Quiero decir que yo me enrollo mucho con el tema técnico cuando dicto las sentencias y a lo mejor las partes implicadas o el público no me entienden bien. Tengo que aprender a aprovechar bien el poco tiempo que tenemos para comunicar el veredicto y que además resulte entretenido".
Sobre los casos que llegan al programa, que muchas veces resultan increíbles, Lózarasegura que en los juzgados es mucho peor. "Llevo 20 años trabajando como abogado y en los juzgados se ven cosas mucho más disparatadas. Muchas veces incluso las partes llegan a insultarse sin tapujos.
Al igual que su compañera, Isabel Winkels (quien también pertenece a AEADE), el nuevo letrado defiende el laudo como una forma práctica de resolver conflictos. "Estoy seguro de que el arbitraje es una solución perfecta a la decrépita situación que viven los juzgados en España porque las sentencias que nosotros dictamos tienen la misma fuerza ejecutiva como cualquiera que dicte un juez con el sello del Estado".
Para Lózar, "la justicia es un término muy ambigüo y subjetivo". Cree que el juicio que ofrecen cada día en el programa los polemistas es "un juicio lógico" y que el de los letrados es "más formal". "A veces nuestros juicios pueden parecer injustos pero son los que se asemejan con la ley".