Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevo caso: 'La trufa blanca'

El veredicto de Gustavo Larraz
Una vez estudiados los casos expuestos por Joan y Carmelo, el letrado se ha dispuesto a dar su veredicto comenzando con un cierto tono irónco: "Joan, a la vista de lo que hemos visto en este juicio y de la factura presentada por Carmelo, es evidente que usted no se priva de nada". Ya que Carmelo se defendía de la acusación de Joan anteriormente, alegando la elevada cantidad de dinero que el cliente se había dejado en "caldos" y que le aconsejaba condimentar los platos elegidos con trufa blanca, pero que su precio era de 6.000 euros el kilo. Para ello, Carmelo presentaba la factura del día en cuestión a Gustavo Larraz.
"Los excesos, de una u otra forma, bien con salud o bien con la bolsa, terminan pagándose", le seguía advirtiendo el letrado a Joan y proseguía diciéndole: "Hay que responder de los propios actyos que son voluntarios. España que es un país eminentemente turístico, tiene una legislación muy avanzada en relación con la protección de los usuarios y consumidores. Y uno de esos drechos básicos es la información, por lo que en cualquier momento, un usuario puede pedir la información necesaira a la persona que le está sirviendo. Usted no lo ha hecho".
Finalmente, el letrado dictaba que "la factura presentada por Carmelo es perfectametne detallada y se ajusta a lo que obliga la legistalción vigente. Por tanto, su reclamación tiene que ser rechazada y le ordeno que pague en el plazo de tres días hábiles a contar de hoy el importe de la factura con un descuento del 10% que le concedió Carmelo. Es decir, la cantidad de 1.674 euros a Carmelo".