Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salva: "Le pagué a mi hijo la carrera de ingeniería y en realidad estudió arte dramático"

Salvador es un hombre de mediana edad que trabaja como granjero y quería para su hijo un futuro mejor. Por eso le pagó sin pensárselo todos los gastos que fueron necesarios para que estudiara una carrera. Él creía que Jorge estaba estudiendo Ingeniría de Caminos, tal y como habían quedado, pero cuál ha sido su sorpresa al enterarse de que en realidad se ha licenciado en arte dramático.  Para Salva "ser actor no lleva a ningún lado".
Salva, el demandante: "Yo soy ganadero trabajo en una finca que tengo en Guadalajara y tengo cuatro hijos, de los que Jorge es el pequeño. Le mandamos a Madrid para que estudiara una buena carrera y se hicera ingeniero de caminos, le pagamos todo, la matrícula, el piso de alquiler...y al cabo de cuatro años nos enteramos de que no había estudiado esa carrera sino que se había licenciado en arte dramático. ¿Y qué futuro tiene que ser actor? Yo me siento estafado y solicito que se me devuelva el dinero íntegro: 17.200 euros. Porque con ese dinero yo habría podido por lo menos comprar 15 vacas"
Jorge, el demandado: "Yo reconozco que no he sido sincero con mis padres pero yo no quise hacer esa carrera y por eso me cambié a otra que me gustaba más. Yo siento que sí he cumplido como hijo porque he estudiado y me he licenciado y no creo que tenga que pagar nada. No ha sido nada fácil estar cuatro años mintiéndo a mis padres".
El veredicto del caso
Isabel Winkels ha dictado su sentencia a favor del demandado. "El Código Civil establece la obligación de manutención a los descendientes y esto abarca el alimento, el vestir y por supueston los estudios. Está claro que Jorge no ha sido honesto con su padre, le ha engañado, pero sí ha estudiado. Si él le hubiera contado la verdad a su padre y él no le hubiera dejado estudiar, podría haber acudido a los tribunales. Por tanto no puedo estimar la demanda".