Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susana tiene que dejar su piso en alquiler por haberse quedado embarazada

Susana lleva cuatro años viviendo en el piso que le alquilo Nines. En el contrato que ella misma firmó se estipualaba que estaba prohibido tener "animales y niños" en la vivienda pero ahora se ha quedado embarazada y se niega a mudarse. Su casera le pide que se vaya inmediatamente.
Susana, la demandante: " Hace 4 años firmé un contrato de alquiler de una vivienda y en ese contrato había una claúsula que decía que no se podían tener animales ni niños. Yo animales no puedo tener porque soy alérgica pero ahora me he quedado embarazada de ocho meses y me niego a dejar el piso al menos hasta que venza el contrato que es dentro de un año. Nines sabe que ese piso es muy importante para mí porque mi madre vive al lado y está paralítica porque sufrió un accidente y yo voy cada día a echarle una mano. Necesito vivir ahí y lo que creo que a Nines le molesta es que ella no puede tener hijos y está enfocando su rabia hacia mí".
Nines, la demandada: "Susana ha incumplido el contrato y lo que quiero es que se marche de la casa. El niño está a punto de nacer y además me ha ocultado el embarazo y ella tiene que asumir lo que firmó porque no quiero que un niño me destroce la casa, pinte las paredes, raye el suelo...Porque en ese piso debe vivir quien yo quiera. También sé que hace fiestas casi todos los fines de semana y no me gusta y lo sabe. Lo que busca es dar pena con su embarazo".
La opinión de los polemistas
El público de 'De buena ley' se ha quedado bastante sorprendido con este caso. Una mujer ha pedido ansiosamente la palabra para decir que "el caso no tiene nada que ver ni con el alquiler ni con el embarazo" , que le parece "un abuso porque Susana no tenía previsto quedarse embarazada" y que "las dos podrían revisar el contrato para que la inquilina no se quede en la calle". Por el contrario otro de los asisntes e ha dirigido a Susana para pedirle "que no haga mñas la víctima" y que "está utilizando su embarazo para quedarse con el piso, que es una ganga".
El veredicto
Gustavo Larraz le ha trasladado su decisión a la casera." Nines, a mí usted me sorprende ¿cómo puede equiparar la condición de no tener animales a la de no tener hijos? Eso es una cláusula abusiva por tanto la condeno a mantener a Susana en ese piso hasta el fin natural del contrato. Y, por último, le hago una reflexión a Susana: Casa propia es un tesoro que vale tanto como el oro".