Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El baile nocturno enfrenta a un matrimonio

El veredicto de Gustavo Larraz
Una vez nuestro juez ha deliberado y estudiado el caso de enfrentamiento de este matrimonio, ha tomado una decisión, y ha sido tajante dejando bien claro que en el matrimonio tanto hombre como mujer tienen los mismos derechos y deberes, y que la decisión tomada ha sido basada en las pruebas y en las declaraciones de ambos.
En este caso en el que el marido, Juan Carlos, pide a su esposa que deje su trabajo como gogó porque no le gusta que sea, a la vez, madre y bailarina nocturna, y ella, Laura, se defiende diciendo que ama su trabajo y que no interfiere para nada en su labor como madre y esposa, el juez Gustavo Larraz ha sido claro: "Juan Carlos, usted cuando conoció a Laura ya era gogó.En el derecho español hay lo que se denominan estipulaciones matrimoniales, que son unos condicionamientos que se pueden establecer antes del matrimonio para temas importantes, que regulan el matrimonio. Usted no estableció ninguna estipulación matrimonial impidiendo a Laura el ejercer la profesión u oficio que desempeñaba cuando la conoció".
El juez deja bien claro que la Constitución Española no reconoce el paternalismo en la pareja sino que ampara el desarrollo de la personalidad, para que cada persona busque el trabajo que le permita safisfacer sus anhelos y sus esperanzas, por eso, su fallo es a favor de Laura, ya que ella dice que ha encontrado todo eso en lo que hace y no está dispuesta a renunciar a aquello que más le gusta.
Le dice también a Juan Carlos que no puede ir en contra de su mujer "de una forma tan desacreditada", porque no consta que Laura haya desatendido a su niño de un año y medio. Y concluye diciendo que "Laura tiene derecho al desarrollo de su personalidad como mujer, no hay ningún tipo de diferencia entre hombre y mujer en las relaciones de pareja, por todo ello, yo tengo que rechazar de plano su pretensión, y simplemente aconsejarle que siga tratando con su esposa para no romper el matrimonio y buscar elementos comunes para que ese matrimonio siga adelante".