Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una habitación por un millón

Dos viejas amigas se enfrentan en el plató de 'De buena ley' por una deuda: Paula le debe 6000 euros a Mar y ésta última asegura sentirse engañada porque su amiga, en vez de usar el dinero para pagar el colegio de su hija como le había dicho, lo utilizó "para hacer una reforma es su casa".
El caso
Mar, la demandante: "Paula y yo nos conocemos desde hace muchos año y éramos buenas amigas. Me pidió 600 euros para solventar una deuda que tenía con el colegio de su hija, que es mi ahijada, y resulta que me he enterado de que se lo ha gastado en reformarle el cuarto a la niña. Me siento engañada y me parece muy fuerte que utilice a una menor para conseguir hacer una reforma en su casa. Como soy su madrina y , por suerte, no tengo problemas económicos, pues se aprovecha de mí y al final acabo cumpliendo todos sus caprichos".
Paula, la demandada: "Yo creo que no tengo que dar demasiadas explicaciones porque cómo administre mi dinero es cosa mía. En principio lo iba a usar para lo del colegio de mi hija pero luego cambié de opinión y le cambié el cuarto porque la niña estaba deprimida y no quería traer a ninguna de sus amiguitas a casa porque le daba vergüenza enseñarles su habitación. Me parece increíble que Mar me haya traído aquí y que me pida el dinero sabiendo que yo no trabajo y que mi marido se ha quedado en el paro".
El veredicto de Gustavo Larraz
Al no haber llegado a un acuerdo entre las partes, el letrado ha dictado sentencia. "Mar, usted puede hacer con su dinero lo que quiera: prestárlo, ahorrarlo o gastárselo pero jurídicamente es una insensata. Le ha dejado el dinero a su amiga sin fijar un plazo ni intereses y eso le ha perjudicado. Yo condeno a Paula a que le devuelva el dinero por fracciones, a 250 euros cada mes y sin intereses".