Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cómo se resuelve el litigio?

Porque el día a día está repleto de problemas ante los que no somos capaces de llegar un acuerdo, nace 'De buena ley'. En el programa que ocupará los mediodías de Telecinco, se abordarán litigios cotidianos sobre los que el público dará su opinión y un abogado de prestigio emitirá su veredicto.
Problemas de herencias, de custodias de niños, de préstamos que no se acaban de cobrar... El día a día está lleno de conflictos que no somos capaces de arreglar. Es muy difícil llegar a un acuerdo cuando cada una de las partes está convencida de que lleva la razón. Para todo estos casos está 'De buena ley', una solución para no tener que recurrir a los juzgados.
Cada entrega del programa abordará dos litigios en los que sus protagonistas mantienen posturas irreconciliables. El abogado Gustavo Larraz se encargará de comunicarles el arreglo atendiendo a la legislación. Por su parte, el público en el plató emitirá el juicio popular, donde primará el sentido común y será especialmente importante en aquellos supuestos sobre los que hay lagunas legales.
El mecanismo
Un bufete de abogados supervisará los casos de máxima actualidad -la legislación ha evolucionado notablemente desde la emisión del último formato de este género en nuestro país- ejemplificando situaciones que con frecuencia se dirimen ante los tribunales de justicia de España.
En cada proceso, los litigantes explicarán sus respectivas versiones del conflicto ante Gustavo Larraz. Serán exposiciones respetuosas en las que el letrado valorará los puntos de vista de las partes y en las que tendrán oportunidad de defender sus respectivos argumentos y aportar nuevos datos al hilo de las preguntas que se formulen en la sala de vistas.
Una vez finalizado el tiempo de presentación del caso, el jurista se retirará a deliberar su decisión.
Juicio popular
Mientras tanto, el público asistente en el platódel programa podrá expresar sus opiniones respecto al caso y tomar partido por una de las partes. El resultado de este juicio popular también tendrá un valor importante para los implicados, ya que conocerán el pulso de la calle frente a una situación cotidiana de la que cualquier ciudadano podría ser el protagonista.
De igual forma, los espectadores podrán sentirse identificados con las situaciones que se expongan en el programa y sus conclusiones podrán instruirles en la resolución de conflictos similares.
La decisión del juez
A continuación, Larraz volverá al platóde 'De buena ley' para hacer pública su decisión, que servirá para orientar y resolver el conflicto de los protagonistas. Por supuesto, su veredicto no obliga y ya dependerá de los protagonistas el llevar a buen término el acuerdo.