Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Del Bosque se gana la renovación

La trayectoria impecable de la Selección en la fase de clasificación para el Mundial tiene premio extra para Vicente del Bosque. Además de estar en Sudáfrica, la RFEF le ofrecerá la oferta de renovación hasta 2012. El salmantino ha mantenido con acierto el bloque que hizo historia en Austria y Suiza, pero también ha introducido sus propios conceptos futbolísticos. El bagaje no puede ser más espectacular: 17 victorias en 18 partidos, la mayoría de ellas ofreciendo un gran nivel.
"No tengo ni idea de ese asunto y no es algo que me preocupe. Tengo un contrato en vigor y mi obligación, como la de cualquier empleado de la Federación, es hacer mi trabajo lo mejor posible", aseguraba Del Bosque al terminar el encuentro ante Estonia. No le preocupaba renovar, pero lo cierto es que lo hará.
Lo hará porque es una norma, no escrita, de la Federación. Desde que Ángel María Villar la preside, cada técnico que clasifica a la Selección para la fase final de un Mundial o una Eurocopa, recibe la oferta de renovación de su contrato por dos años más.
La respuesta de Vicente del Bosque, con toda seguridad, será 'sí'. Otra cosa es que continúe tras el Mundial. Todo dependerá del papel que desempeñe 'La Roja' en Sudáfrica.
De momento, la clasificación ha sido brillante. Ocho victorias en ocho partidos, que los jugadores quieren ampliar a diez, es decir, ganar todos los partidos de la liguilla. Así lo confirmaba Cesc, uno de los mejores ante Estonia: "No muchas selecciones pueden decir lo mismo y estamos orgullosos de haberlo logrado. Ahora, queremos hacer un récord que no sé si se ha producido alguna vez: ganar los diez partidos de la fase previa".
Sí que se produjo. Precisamente, en la fase de clasificación para el Mundial de España, en 1982. La protagonista fue Alemania, que ganó todos los partidos de la liguilla. Concretamente, ocho.
JNP