Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marta Domínguez, campeona del mundo

La española Marta Domínguez se proclamó campeona del mundo de 3.000 metros obstáculos con una marca de 9:07.32, la mejor marca mundial del año. La rusa Yuliya Zarudneva consiguió la medalla de plata y la keniana Milcah Chemos Cheywa la de bronce.

En 3.000 metros obstáculos acumulabamos diez años de sequía para el atletismo español, que no conocía la victoria en los campeonatos del mundo desde que Abel Antón y Niurka Montalvo ganaron en Sevilla'99 los títulos de maratón y longitud. Y la victoria llega exactamente un año después de que el  17 de agosto del 2008 en Pekín tropezara con el penúltimo obstáculo y se fuera al suelo en plena final olímpica. Ahora la misma Marta rescata a un cariacontecido equipo español para aliviar sus males con la medalla de oro en 3.000 m. obstáculos, adornada con nuevo récord de España y mejor marca mundial del año.

Marta tenía la mejor marca mundial del año, 9:09.39,  y todavía rebajó en dos segundos su récord de España para aplastar a las rusas con un tiempo de 9:07.32 después de disfrutar de su victoria con cuarenta metros de antelación.

Una Mayte Martínez eufórica, tras la clasificación agónica a la final de los 800 metros en el Mundial de Berlín, se permite ahora soñar con la posibilidad de ganar una medalla para España, aunque sabe que el reto no es fácil.

 "Ha sido alucinante. Cuando vi el tiempo que habíamos hecho en mi serie creía que era posible clasificar pero luego cuando la segunda serie fue tan rápida empecé a sufrir y me tocó esperar la última serie", dijo Mayte a un grupo de periodistas. "Cuando vi que iban lentos y vi el tiempo que hicieron en los primeros cuatrocientos metros me di cuenta que la clasificación estaba cerca", agregó.

Para la final, Mayte Martínez dijo que esperaba una carrera más rápida para que fuera también más limpia, aunque bromeó diciendo que ojalá no fuera tan rápida como en Osaka -donde ganó la medalla de bronce- porque no quería correr tan descolgada como entonces. "En todo caso, el ritmo de la carrera no depende de mi porque yo no tiro del grupo", dijo.

Con respecto a la posibilidad de pelear por las medallas, dijo que "ahora había que soñar" y subrayó que iba a luchar por ellas. Mayte advirtió que nada está escrito de antemano en una final y señaló que ya en la semifinal había habido algunas sorpresas. Tras terminar la semifinal con una marca de 1:59,72 -su mejor marca de la temporada- Mayte Martínez dijo que consideraba que tenía suficiente fuerza para enfrenta en la final una carrera más rápida con posibilidades de éxito.

Pero el atletismo español no tendrá, por primera vez en su historia, representación en la final de 1.500 metros de los campeonatos del mundo, tras la eliminación de Reyes Estévez y Juan Carlos Higuero. Nunca, desde que los Mundiales echaron a rodar en Helsinki en 1983, el medio fondo español se había quedado fuera de la lucha por las medallas en 1.500. En los duodécimos campeonatos el mediofondo español ha tocado fondo. El miércoles, ningún español estará en la final de 1.500.

La campeona española de 400 metros vallas, Laia Forcadell, dijo tras caer eliminada en la primera ronda en el Mundial de Berlín, que no sabe qué le pasó en los últimos metros y que esperaba más de ella misma.

"En cuanto a nervios me sentí bien. Pero no sé lo que me faltó en los últimos metros", dijo. Forcadell se mostró decepcionada con la marca lograda, 58.57, y con haber quedado penúltima en su serie. "Sabía que no estaba para hacer mejor marca, pero sí creía que podía hacer mejor marca del año. No sé lo que me pasó, tengo que analizarlo", dijo. IM